Se trata de una prueba que durará 6 meses y será realizada con vehículos eléctricos que incorporó Andreani a su flota. Se realiza en el marco del Plan de Movilidad Limpia impulsado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Ministerio de Transporte de la Nación para fomentar la implementación de nuevas tecnologías, reducir la emisión de gases en el transporte y mitigar los efectos del cambio climático.

La evaluación consiste en obtener parámetros clave como el consumo de energía, tiempos de operación diaria, distancia recorrida, entre otros, siendo los transportistas de las unidades actores fundamentales del plan, a quienes se los acompañará para asegurar un correcto desarrollo del trabajo de campo.

“La Movilidad Segura y Sustentable es uno de los grandes pilares de nuestra estrategia por alcanzar una logística verdaderamente sustentable, al gestionar y trabajar en soluciones innovadoras y responsables que permitan alcanzar altos estándares en seguridad vial, así como reducir las emisiones que genera nuestra flota”, comentó Verónica Zampa, Gerenta de Sustentabilidad de Andreani.

Los vehículos 100% eléctricos cuentan con una autonomía estimada de 200 km y se cargan mediante un ‘Wallbox’ de 7 kWh (6 h para completarse) y son utilizados por Andreani para la distribución de paquetería liviana, en zonas densamente pobladas y congestionadas de tránsito, en horas pico.

El transporte en la Ciudad de Buenos Aires es responsable del 28% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero que se generan localmente, siendo los utilitarios livianos uno de los grandes contribuyentes junto a los automóviles y los vehículos de carga. En este orden, contar con información empírica permite contar con más herramientas para analizar la viabilidad de una implementación de tecnologías limpias a mayor escala.