Una nueva edición de los Centros de Verano del programa Porvenir NOA ya funciona en Salta y Jujuy. Firme en su objetivo de prevenir y erradicar el trabajo infantil y adolescente, esta iniciativa que ya lleva 17 años de trayectoria, funciona continua durante enero y febrero en 14 instituciones educativas rurales que buscan brindar un espacio de cuidado, contención y recreación a 1300 hijos de trabajadores del sector tabacalero.

Los Centros de Verano funcionan en 6 escuelas públicas de Jujuy, ubicadas en las localidades de Coronel Arias, Chamical, Monterrico, San Vicente, Las Pampitas y Los Lapachos; y en otras 8 de Salta, en las localidades de Campo Quijano, Chicoana, Coronel Moldes, La Vina, El Jardín, El Bordo, La Merced y Rosario de Lerma. Los participantes son niños y niñas de entre 9 y 15 años que asisten a dichas instituciones, especialmente preparadas para recibirlos durante el receso escolar de verano. En la presente edición, los contenidos de la propuesta se expanden con actividades vinculadas al cuidado del medio ambiente, la seguridad en las fincas y la sustentabilidad; la promoción de la salud; los derechos del niño, la prevención de la violencia y las adicciones; así como al arte, el deporte y la formación integral.

Adicionalmente, funcionan dos grupos de 60 adolescentes de 16 a 18 años, en los Centros de Verano de Los Lapachos y Rosario de Lerma. Para ellos se puso en marcha, por segunda vez consecutiva, un espacio de aprendizaje de robótica educativa. De esta forma, además de profundizar sus conocimientos en nociones de tecnología, los jóvenes exploran sus intereses, ponen en práctica actividades en equipo, y ejercitan su capacidad de pensamiento crítico y creatividad.

El programa también abarca la primera infancia, en la provincia de Jujuy. Llega a 390 niños y niñas de entre 0 y 8 años con el fin de poder brindar mayor soporte a las familias tabacaleras. Esto es posible, mediante los Jardines Crecer, que cuentan con el apoyo del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE) y la Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF).

Asimismo, la puesta en marcha de los Centros de Verano comenzó con un gran trabajo previo que incluyó actividades de planificación y capacitación. Algunas fueron el acercamiento personalizado a fincas tabacaleras para promover la participación de los niños, niñas y adolescentes; la capacitación al personal que trabaja en los Centros en conocimientos de primeros auxilios, RCP y evacuación de incendios, y también acerca de buenas prácticas agrícolas. Éstas últimas se implementaron gracias a la articulación con la SRT y las Cooperativas de Tabaco respectivamente.

Año a año, los Centros de Verano incorporan nuevos contenidos, más actividades y  recursos humanos más capacitados; así como materiales para ofrecer a sus participantes una propuesta completa de recreación y aprendizaje que fomente a su vez, la incorporación de pautas de seguridad, cuidado del entorno y sustentabilidad.

De esta forma, se pone en funcionamiento una sólida red de contención que es el resultado de la alianza de toda la cadena de valor tabacalera, Cooperativas del Tabaco de Salta y Jujuy, las Cámaras de Tabaco de ambas provincias; organismos públicos estratégicos –Ministerios de Educación y de Trabajo-, Municipios locales y actores privados; además de las entidades ya mencionadas.

Si bien el programa se desarrolla durante todo el año, con acciones destinadas a mejorar y fomentar la permanencia de los chicos en el sistema educativo, los Centros de Verano permiten profundizar su impacto en el período de vacaciones, debido al mayor riesgo de que los niños, niñas y adolescentes trabajen en los campos de tabaco durante la cosecha.