Scholas lanza Observatorio Laudato Si

105

Desde sus inicios, el Papa Francisco soñó Scholas como la posibilidad de dar una respuesta concreta al llamado de esta época, confiriéndole la tarea de educar en la apertura al otro, y en la escucha que, al reunir los pedazos de un mundo atomizado y vacío de sentido, comience a crear una nueva cultura: la Cultura del Encuentro.

Hoy, a más veinte años de su primer experiencia en Argentina, soñada por el entonces Arzobispo Jorge Bergoglio –hoy Papa Francisco–, Scholas se constituye como una Organización Internacional de Derecho Pontificio, con sedes en Argentina, Chile, Ciudad del Vaticano, Colombia, España, Estados Unidos, Haití, Japón, Italia, México, Mozambique, Panamá, Paraguay, Portugal y Rumanía, presente con su red en 190 países, integrando a más de 400 mil centros educativos y llegando a más de un millón de niños y jóvenes en todo el mundo.

Observatorio Laudato Si.

1. Descripción.

El sueño del Observatorio Laudato Si’ nace de la invitación que el Papa Francisco hace a todos los hombres y mujeres de buena voluntad en su carta encíclica Laudato Si’ sobre el cuidado de la Casa Común, a través de la cual realiza un fuerte llamado a una conversión ecológica global que comprenda la compleja multidimensionalidad de los vínculos del ser humano consigo mismo, con los demás y con la naturaleza. En ese sentido, Laudato Si’ es un canto de alabanza: en su Cántico de las Criaturas, San Francisco de Asís nos regala esta expresión a modo de agradecimiento por el don y la gratuidad de todo lo que habita en nuestra tierra.

Scholas se propone volver a unir aquello que en algún momento se quebró, y que hoy está gritando a viva voz por las consecuencias de un sistema que se alejó por completo de un estilo de vida armónico con el mundo:

“Esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes (…). Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazón humano (…), también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que «gime y sufre dolores de parto» (Rm 8,22). Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cf. Gn 2,7). Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura.” (LS, 2).

Ubicado estratégicamente a la vera del Riachuelo, en la localidad de Villa Fiorito (partido de Lomas de Zamora), el Observatorio Laudato Si’ será el lugar donde nos propondremos llevar adelante experiencias educativas que abonen el camino hacia un estilo de vida más armónico con el mundo, en donde podamos construir a través del encuentro entre los actores involucrados en la cuestión medioambiental (Gobierno, Iglesias, Empresas, Universidades, Escuelas, Sindicatos, Cooperativas, Organizaciones de la Sociedad Civil, Movimientos Sociales, Comunidad) una respuesta nueva y creativa en el compromiso de todos por el cuidado de nuestra Casa Común.

2. Propuesta institucional y pedagógica.

“La cultura ecológica no se puede reducir a una serie de respuestas urgentes y parciales a los problemas que van apareciendo en torno a la degradación del ambiente, al agotamiento de las reservas naturales y a la contaminación. Debería ser una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance del paradigma tecnocrático” (Laudato Si’, 111).

Scholas busca educar en la responsabilidad última de todo ser humano: la de ponernos a la escucha de aquello que nos rodea –a la escucha del otro, de la tierra, de la vida–, para dar a cada instante una respuesta original –la de un nuevo relato, la de una nueva cultura–. Para educar en la posibilidad de saltar a lo abierto, para cumplir con el llamado de la vida: el despliegue de su misterio que nos ofrece un sentido. Sentido que a cada uno nombra único y, por lo tanto, que en cada uno encarna la belleza.

El Observatorio Laudato Si’ será un espacio movido por la pedagogía del encuentro, en el que a través de nuestra propuesta educativa podamos emprender un camino que apunte a la renovación de la mirada y de esta manera recuperar la armonía en las relaciones con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza, haciendo vida la Cultura del Encuentro. Este camino consta de dos momentos íntimamente complementarios:

• Hacia adentro y con la comunidad local: el Observatorio será el lugar donde cada persona que participe de nuestras experiencias estará invitada a habitar un tiempo y un espacio diferente, en donde el cultivo de una pedagogía del cuidado y el contacto con la naturaleza sean los elementos que nutran e impregnen las experiencias que construyamos. Buscamos generar un espacio liberado de los ritmos y las presiones propias de la cultura hipermoderna atravesada por el paradigma tecnocrático que condicionan nuestra creatividad y el descubrimiento de nuestra unicidad, recuperando y resaltando el saber, las historias, y el valor de la cultura popular de la comunidad.

• Hacia afuera y con la comunidad internacional: intuimos que los grandes desafíos socioambientales de este tiempo trascienden las fronteras de la comunidad local que habita en el área de la cuenca de los ríos Matanza y Riachuelo, y que los altos niveles de vulnerabilidad social y ambiental de este territorio son consecuencia de una cultura que perdió su vitalidad y atenta contra el desarrollo humano integral. El Observatorio buscará ser puente con otras instituciones a nivel global para profundizar en la reflexión-acción acerca del cuidado de nuestra Casa Común.

En este sentido, nos moviliza la confianza de que para generar verdaderas transformaciones en el estilo de vida que actualmente rige nuestras relaciones sociales y con la naturaleza, es necesario el compromiso de todos y de todas: gobiernos, iglesias, empresas, universidades, escuelas, sindicatos, cooperativas, organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales, comunidad vecinal están llamados a ser parte del compromiso por generar un nuevo diálogo sobre el modo en el que estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos (LS, 14).

Para lograr este sueño nos proponemos trabajar en las siguientes líneas de acción:

1) Rol de impulso y mediación de acciones orientadas al cuidado de la Casa Común: El Observatorio Laudato Si será el lugar de encuentro entre todos los actores comprometidos con la cuestión socioambiental buscando poner en el centro del debate el sentir de la comunidad, especialmente la voz de los jóvenes. El protagonismo de los jóvenes es vital a la hora del desarrollo de proyectos con alto impacto comunitario, sobre todo en aquellos vinculados a saldar la deuda intergeneracional que atravesamos como sociedad en el marco del cuidado de nuestra Casa Común.

2) Relevamiento de condiciones de vida, diseño de nuevos indicadores y análisis profundo de la realidad socioambiental: con el objetivo de enriquecer las metodologías de trabajo actuales en el ámbito de la recuperación del ecosistema de la Cuenca, proponemos trabajar orgánicamente con las universidades vinculadas a través de la red de Cátedras Scholas y generar nuevos vínculos con las universidades ubicadas en los catorce distritos comprendidos en la cuenca. En este marco nos proponemos explorar diseños conceptuales y metodológicos novedosos que nos permitan ahondar la mirada a la luz del programa social y ecológico que el Papa Francisco nos invita a encarnar.

En esta dirección, el Observatorio se propone promover:

− La consolidación de redes con Universidades y otras instituciones públicas y de la sociedad civil a los efectos de construir, compartir y difundir información relevante a los fines socioambientales;

− El debate público en torno de temas socioambientales, articulando con los diferentes actores involucrados en la toma de decisiones;

− El relevamiento y la difusión de iniciativas, experiencias y buenas prácticas desarrollados por instituciones educativas, organizaciones de la sociedad civil y empresas de la Cuenca;

− El diseño de un instrumento que permita cuantificar las problemáticas socioambientales a partir de dos indicadores: el Bien Común y el Cuidado de la Casa Común.

Para cumplir con estos desafíos nos proponemos implementar el proyecto “Scholas Amateur”, una experiencia fundacional de 4 jornadas orientada a la sensibilización de los y las jóvenes estudiantes de carreras universitarias. A través del desarrollo de esta experiencia se buscarán alcanzar los siguientes objetivos específicos:

− Invitar a crear la Cultura del Encuentro a estudiantes de diversas escuelas universidades, credos y contextos socioeconómicos pertenecientes a la cuenca Matanza-Riachuelo;

− Hacer una seña, desde el habitar poético, hacia un modo distinto de ser “en” y “con” el mundo;

− Recuperar e integrar el “pensar meditativo” en el ámbito universitario;

− Abrir un espacio de encuentro periódico entre estudiantes universitarios para habitar siguiendo los valores de la Cultura del Encuentro, y generar, por parte de los propios jóvenes, proyectos de investigación enmarcados en la reflexión-acción a partir de la sensibilización generada a través del encuentro con la realidad y el sentir de la comunidad.

Con igual propósito, también se prevé la colaboración con diferentes proyectos internacionales desarrollados por las Cátedras Scholas en el campo de la educación ambiental, la recuperación de los ecosistemas naturales, la economía social, la economía popular, las energías renovables, y todas aquellas inquietudes que surjan de la sensibilización de los jóvenes.

3) Desarrollo de trabajos de investigación: en conjunto con la red de Cátedras Scholas, las universidades, observatorios y centros de estudio tanto locales como internacionales, el Observatorio será un ámbito para profundizar en el estudio y en el análisis de la realidad socioambiental global, enriqueciendo el debate académico con los resultados obtenidos en la línea de acción anterior, entendiendo que la crisis socioambiental necesita de nuevos horizontes éticos de referencia a la luz de la ecología integral (LS, 110). A modo de ejemplo, algunos temas a desarrollar podrán ser la economía circular, el cuidado de la Casa Común, la justicia ecológica global.

Para llevar adelante este propósito el Observatorio aplicará el criterio de “universidad en salida” acuñado por el Papa Francisco en su documento Veritatis Gaudium: “todo esto pide un aumento en la calidad de la investigación científica. No se trata sólo de que se amplíe el ámbito del diagnóstico, ni que se enriquezca el conjunto de datos a disposición para leer la realidad”, necesitamos investigaciones que se concreten en acciones transformadoras de la realidad (VG, 5).

4) Desarrollo de proyectos sociales: persiguiendo el deseo de que las líneas de trabajo mencionadas anteriormente tengan a su vez una expresión concreta que esté orientada a la transformación de esta realidad apremiante en términos socioambientales, el Observatorio promoverá el desarrollo de proyectos sociales que nazcan en el seno de las comunidades y que comprometan a todos los actores involucrados en la búsqueda de lograr nuevas formas de habitar nuestra Casa Común que acompañen un desarrollo humano integral y sostenible. Para ello será vital el trabajo mancomunado con los gobiernos, empresas y organizaciones aliadas que estén dispuestas a acompañar los proyectos con los recursos institucionales y materiales que estén a su alcance para brindar un marco de sostenibilidad y organicidad al desarrollo de los proyectos.

5) Generación de un hito de recuperación: el trabajo en mancomunidad de Scholas y los actores participantes de nuestra propuesta educativa tendrá como seña-gesto transversal la invitación a construir un hito de recuperación de un espacio físico atravesado por la problemática de la vulnerabilidad socioambiental. El encuentro entre todos los actores, sumado a la propuesta pedagógica de Scholas desde los lenguajes del juego, el arte y el pensamiento, buscarán ser un proyecto de alto impacto socioambiental y ético en la búsqueda de reconstruir una relación más armónica con el mundo. Para iluminar este desafío, la palabra “hito” admite dos significados:

− “Poste de piedra o cualquier señal clavada en el suelo que sirve para marcar el límite de un territorio o de una propiedad, o para indicar las distancias o la dirección en un camino”: la sede física del Observatorio situada a la vera del Riachuelo en el Municipio de Lomas de Zamora pretende ser una señal que invita a toda la comunidad a emprender un camino orientado a modificar el entorno a través de nuevas predisposiciones personales y colectivas.

− “Acontecimiento puntual y significativo que marca un momento importante en el desarrollo de un proceso o en la vida de una persona”: un camino que es proceso, que consolida etapas, que se detiene por momentos para pensar y crear y que es significativo porque se traduce en experiencias de aprendizaje humano.

6) Talleres artísticos y deportivos vinculados al cuidado de la Casa Común: el Observatorio será además un lugar en el que los niños, niñas y jóvenes de la comunidad descubran nuevos lenguajes artísticos, deportivos y lúdicos que habiliten su potencia expresiva. El arte se presenta como algo siempre nuevo que posibilita descubrir nuevos mundos, ya sea desde el misterio creador de un trazo en un lienzo, o desde una serie de acordes jugando en una armonía, o desde un movimiento corporal que nace de un sentimiento, o desde un poema que pone en palabras lo más indecible del acontecer de un mundo. Este espacio buscará ampliar la oferta cultural del barrio y acercar a los participantes a descubrir nuevas miradas y posibilidades creadoras que acompañen el encuentro desde la experiencia con la mirada de la ecología integral. La propuesta está orientada al desarrollo de las siguientes actividades, que desde el arte buscarán acompañar el descubrimiento de un habitar poético:

a. Trabajo agroecológico en huerta comunitaria, vivero y compostera.
b. Separación en origen de materiales reciclables sólidos.
c. Construcción hogareña de fuentes de energía renovable.
d. Construcción hogareña de instrumentos musicales y herramientas artísticas.
e. Construcción comunitaria de un laberinto.
f. Plantación de especies nativas y actividades de concientización vinculadas a la recuperación del ecosistema de la cuenca.
g. Cine comunitario.

7) Implementación de los programas de Scholas: el Observatorio será además el lugar donde podamos implementar los programas que forman parte de la propuesta pedagógica de Scholas, entre ellos:

a. Scholas Ciudadanía: Scholas Ciudadanía es un programa educativo que reúne a 300 jóvenes de entre 15 y 17 años alrededor de una experiencia que invita a transformar los paradigmas con los que concebimos la educación. Tiene como objetivo formar jóvenes comprometidos con el bien común a través de una experiencia de aprendizaje cívico-social que busca fomentar la participación de los jóvenes y el compromiso ciudadano, partiendo de aquellas problemáticas que realmente los afectan y los preocupan. El programa busca acercarlos a su comunidad desde una perspectiva constructiva, donde el joven participe a través de la presentación de propuestas y compromisos de solución.

b. Scholas Deporte: Los programas de “Deporte con Valores” buscan potenciar actitudes y valores positivos en niños y jóvenes. Los programas FutVal (Fútbol con Valores) y BoxVal (Boxeo con Valores) buscan ser una respuesta ante las conductas de exclusión, discriminación y violencia en jóvenes en situación de vulnerabilidad, a través del trabajo y la reflexión previa, durante y después de la práctica deportiva. El objetivo es promover el desarrollo de una Red Nacional de Deportes con Valores, que brinde herramientas y espacios de acompañamiento a los jóvenes, para así transferir los valores trabajados en la práctica deportiva a la vida personal y comunitaria, fortaleciendo la autoestima y el compromiso con el entorno. Asimismo, ambos programas son concebidos como un espacio de encuentro y diálogo entre los distintos actores sociales, fomentando la cultura del encuentro y la participación ciudadana.

c. Scholas Cátedras: Las Cátedras Scholas son puntos de reflexión y de acción conectados con una gran red, en la cual cada sujeto (profesores, investigadores, estudiantes) se enriquece en el encuentro con el otro, a través de vínculos que se desarrollan entre distintas universidades, las escuelas y los proyectos que son parte de la plataforma Scholas.Social. Los objetivos son difundir las ideas y las propuestas pedagógicas en las realidades de los distintos países y continentes, desarrollando sinergias entre universidades, escuelas y proyectos; involucrar en este proceso de profundización e investigación a los estudiantes; y generar actividades de servicio a la comunidad. El programa cuenta actualmente con una red de 100 universidades y 35 organizaciones observadoras pertenecientes a 35 países.