“Un planeta lleno de árboles”. Ese es el deseo de la compañía líder de hospitalidad aumentada, Accor, que expresa su compromiso con la continuación y expansión del programa de reforestación global Plant for the Planet (PFP). El pasado viernes 5, Día Internacional del Medio Ambiente, Accor celebró también 10 años del PFTP en Sudamérica con más de 630 mil árboles plantados en Serra da Canastra, Brasil, y en la Amazonia peruana, equivalente a un área de 500 canchas de fútbol. Todo esto con la participación directa de los huéspedes que reutilizan sus toallas de baño, y la economía generada con la disminución del lavado que es destinada a las plantaciones.

“Para reforzar su objetivo con la preservación ambiental, Accor anunció en el Día Internacional del Medio Ambiente la expansión del programa Plant for The Planet a los bosques colombianos en Cauca y Tolima. Es un programa muy importante y del que tenemos gran orgullo en la empresa. ¡Prueba de ello es que estamos celebrando 10 años en Brasil!”, declara Antonietta Varlese, vicepresidente Senior de Comunicaciones, Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social Accor para América del Sur. “Plant for The Planet es un programa global de conservación de bosques dentro del concepto agroforestal, o sea, promovemos la preservación ambiental por medio del desarrollo económico y social. De esta forma, la comunidad local genera renta con sus actividades agrícolas, que dan soporte a la preservación de los bosques circundantes. Todos salen ganando”, completa.

Hace 10 años que Accor realiza el PFTP en Brasil en Serra da Canastra (Minas Gerais), en colaboración con la ONG Nordesta. Solamente en territorio brasileño, el proyecto ya plantó más de 600 mil árboles de 100 especies nativas, equivalente a un área de 450 canchas de fútbol, beneficiando a 891 personas en 41 ciudades y reforestando otras 326 hectáreas en la cuenca del río San Francisco.

En el Perú, la acción ocurre desde 2013 en el Alto de Hayabamba, en la Amazonia peruana, juntamente con ACOPAGRO, cooperativa miembro de la Fundación Amazonia Viva. En la región, los resultados acumularon la marca de más de 31 mil árboles plantados (equivalente a 50 campos de fútbol), beneficiando a más de 25 mil personas.