Llevamos años hablando de la transformación digital de las finanzas de las empresas. Estos cambios que se vienen dando son parte de desafíos de la transformación tecnológica empresarial, pero la pandemia del COVID-19 ha impreso una mayor velocidad a los procesos de transformación tecnológica en el sector financiero.

Asimismo, los avances en la digitalización de pagos y recaudaciones pueden apoyar la promoción de la inclusión financiera a nivel regional. En este punto, diferentes iniciativas internacionales han desarrollado programas, como el denominado “Pagos Digitales de Gobierno para Promover la Inclusión Financiera”, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), diagnosticando avances de la digitalización de pagos y recaudos del gobierno, identificando los principales retos y los flujos de pagos y recaudos en los que es posible profundizar, y elaborando una hoja de ruta para desarrollar el caso de uso más relevante.

A nivel empresarial, principalmente en el contexto que atravesamos, con millones de personas teletrabajando desde sus casas, las capacidades digitales han sido esenciales para mantener el sistema financiero empresarial en funcionamiento. Esto supone una colaboración para la digitalización del sector bancario y una adaptación para todas las empresas en cuanto a sus instrumentos financieros, ya sea el llamado “e-check” o “echeq” –cheque generado por medios electrónicos–, billeteras digitales, resúmenes de tarjeta,
depósitos, contabilización automática, pagos electrónicos, otorgamiento de créditos, digitalización de documentos y balances, entre otros.

Este nuevo modelo puede conllevar importantes ahorros de costes en sus estructuras y en las operaciones de las entidades financieras. También permitirá notables incrementos en la fidelización de clientes. En paralelo, para su óptimo desarrollo son necesarios profesionales capacitados e inversiones.

Hoy en día, se ha evidenciado más que nunca la necesidad de digitalizar las operaciones financieras y la gestión de recursos humanos. Para conocer qué están haciendo las empresas argentinas, dialogamos con Quilmes, KPMG, SMS y Biogreen, que detallan
sus experiencias y cómo es la implementación de instrumentos digitales.

“En contexto de aislamiento e intentando minimizar la circulación de nuestra gente, que es nuestra máxima prioridad, buscamos herramientas que nos permitan continuar con la cadena de pagos”, indica Agustín Ginel, Director Central de Servicios Compartidos de
Cervecería y Maltería Quilmes.

¿Qué acciones realizaron?

Garantizar el pago a nuestros proveedores, muchos de ellos pymes de la comunidad de Quilmes, y darles nuevas variantes de cobranza a nuestros clientes para asegurar el abastecimiento de nuestros productos. Esto fue posible mediante la aceleración en la
implementación de instrumentos digitales, como echeck, transferencias bancarias y aplicaciones de billeteras digitales.

¿Cómo fue su implementación?

La mayoría de los instrumentos ya eran analizados antes de la pandemia. Principalmente, la implementación de billeteras digitales, para reducir el flujo de efectivo en nuestros camiones y aumentar la seguridad de nuestra gente. Por lo tanto, traíamos esa experiencia de algunas zonas del país y nos centramos en extenderla, garantizando la correcta implementación. Semana a semana, aumenta el porcentaje de clientes que optan por
medios de pagos digitales y cada vez son más los proveedores a los cuales se les abona con transferencias o e-check.

¿Han instrumentado el e-check como medio de pago para evitar concurrir a las entidades bancarias?

Nos permitió reducir la circulación de nuestra gente, cuidando de su salud y seguridad, pero sobre todo garantizar el pago a nuestros proveedores en momento de confinamiento obligatorio, donde las entidades bancarias permanecieron cerradas.

¿Se precisó capacitar al sector administrativo en cuanto a estas modificaciones?

No fueron necesarias capacitaciones formales, sino que, con entrenamientos por parte de los líderes de equipo e instancias cruzadas con diversas áreas de la compañía, logramos implementar los nuevos instrumentos de manera muy rápida y efectiva. Es un buen ejemplo de agilidad, actitud de servicio y colaboración entre todas las áreas de la compañía. Fue una muestra más del compromiso y la calidad de nuestros equipos.

“La imposibilidad de realizar operaciones en forma personal y presencial durante la cuarentena que se impuso a partir de marzo nos obligó a digitalizarlas”, cuenta Néstor García, Socio Director Ejecutivo de KPMG Argentina, sobre la forma en que la pandemia aceleró la digitalización financiera de la empresa. Estas operaciones consistieron, fundamentalmente, en circular la documentación con las entidades financieras con firmas digitales escaneadas y demorar hasta el término de las restricciones la entrega de documentos originales.

¿Cómo lo implementaron en su compañía?

Nuestra firma ya operaba en un 90 por ciento vía digital antes de la cuarentena, los sistemas ya estaban implementados y respondieron a la mayor demanda en forma satisfactoria.

¿Han instrumentado el e-check como medio de pago?

Sí, estamos utilizando el e-check y las transferencias bancarias.

¿Realizaron capacitaciones al sector administrativo en cuanto a estas modificaciones?

Nuestro personal ya estaba entrenado para actuar en forma remota.

“La pandemia aceleró la adopción de herramientas tecnológicas y nuevas metodologías de trabajo para abordar los desafíos que se presentaron a partir de la necesidad de trabajar en un ámbito ciento por ciento remoto”, comienza Augusto Hachquetalepo, Gerente de Transformación Digital de SMS Buenos Aires, junto con Sergio Stobodzian, Socio de Business Process Outsourcing de la misma empresa. Así, han implementado nuevas soluciones y se incrementó significativamente el uso de herramientas digitales que ya se encontraban disponibles antes de la pandemia. “Como resultado, hemos obtenido
una mayor efectividad y productividad por parte de los equipos de trabajo”, agregan los especialistas.

¿Cómo lo implementaron y continúan haciéndolo en su compañía?

Lo hemos hecho a través de la gestión del cambio y un seguimiento continuo, identificando puntos de mejora y acompañando a las personas en el proceso de adopción de las nuevas tecnologías. Esto no deja de ser una nueva cultura de trabajo en donde surgen situaciones como resistencia al cambio y temores a pérdidas de puestos de trabajo por el hecho de que los procesos se automatizan. Ante ese escenario, hemos acompañado al staff en el rediseño de roles enfocados mayormente en el desarrollo de análisis.

¿La implementación del e-check sirve como medio de pago para evitar concurrir a las entidades bancarias?

Previamente a la pandemia, contábamos con procesos mayormente enfocados en el uso de plataformas bancarias y de pagos electrónicos, con un casi nulo uso de cheques y visitas a entidades bancarias. Por eso, en este aspecto, esta nueva realidad no ha afectado significativamente nuestros procesos.

¿Se precisó capacitar al sector administrativo en cuanto a estas modificaciones?

Sí, la capacitación fue clave al inicio de las implementaciones, y lo continuamos haciendo con el objetivo de utilizar cada una de las funcionalidades de las nuevas soluciones. El enfoque no es solo direccionado al sector administrativo, sino a toda la organización.
Por último, Julieta Catani, Gerente de Administración y Finanzas de Biogreen, explica sus implementaciones y su experiencia.

¿De qué forma la pandemia aceleró la digitalización financiera de la empresa?

Se utilizaron por primera vez los e-check. Usamos tableros de gestión como Trello para el trabajo en equipo en la Gerencia de Administración y Finanzas durante los dos primeros meses de home-office. Además, los bancos aceptaron firmas digitales en varios procesos. Así, los portales de banca empresa aceleraron las mejoras con su área de sistemas para poder operar online varios ítems que previamente no era posible de hacer, y esto tuvo efectos positivos en los tiempos de gestión.

¿Cómo lo implementaron y continúan haciéndolo en su compañía?

Continuamos de esa manera, tratando siempre de agilizar procesos y hacerlos más eficientes. Las cobranzas son 90 por ciento digitales, y el 50 por ciento de los pagos a proveedores también. Las inversiones son digitales.

¿Han instrumentado el e-check como medio de pago para evitar concurrir a las entidades bancarias?

Sí, lo instrumentamos para cobranzas. No obstante, para los pagos los proveedores en general prefieren el cheque físico.

¿Se precisó capacitar al sector administrativo en cuanto a estas modificaciones?

No, no se requirió capacitación específica en ningún ítem, solo tal vez en la utilización interna del VPN para el uso de nuestro sistema de manera externa, con simples indicaciones del área de Sistemas.

Como consecuencia de los últimos avances digitales y principalmente del contexto de pandemia, las entidades han reaccionado con rapidez, tratando de entender lo que las nuevas tecnologías podían proporcionarles, aprovechando la mayor eficiencia y mejorando las experiencias con su cadena de valor.