Aeropuertos Argentina 2000: desempeño económico, social y ambiental

255

Aeropuertos Argentina 2000 presentó su Reporte de Sustentabilidad 2020. Allí rinde cuenta del desempeño en materia económica, social y ambiental.

El reporte transparenta las acciones llevadas a cabo por la empresa en el marco de la peor crisis histórica de la industria aerocomercial y del turismo. Las distintas iniciativas tuvieron como objetivo procurar la sostenibilidad del negocio y preparar los aeropuertos priorizando la salud de los equipos de trabajo y la seguridad de los pasajeros. Mientras, se operaban vuelos sanitarios y humanitarios sin haber cerrado nunca los aeropuertos durante esos meses.

Martín Eurnekian, Presidente de Aeropuertos Argentina 2000, explicó: “La esencia de este reporte es destacar cómo nos adaptamos a esta crisis y cómo encontramos la oportunidad de prepararnos para ser mejores. Identificamos la digitalización, la optimización y la agilidad como focos aceleradores del proceso de recuperación cuando los efectos de la pandemia hayan pasado. Trabajamos para que el negocio siga siendo sostenible. Todos los que integramos esta compañía nos repensamos de cara al contexto actual y para lo que se viene. Nuestra industria se enfrenta a una nueva realidad operativa a nivel mundial, en la que las medidas de seguridad sanitaria nos obligan a reaccionar rápidamente adaptándonos a nuevas formas de trabajo que garanticen la seguridad de nuestros usuarios y de los trabajadores de las comunidades aeroportuarias.

Algunos ejes significativos de acción durante 2020, plasmados en el Reporte:

Ø  Adaptación a metodologías ágiles: para convertir las definiciones estratégicas en acción, la compañía decidió crear 9 equipos multidisciplinarios de trabajo que permitieron avanzar con velocidad y capacidad de adaptación al cambiante contexto. Son equipos dedicados tiempo completo a lograr los objetivos propuestos, a través de metodologías de trabajo ágiles que permiten entregar resultados en ciclos cortos.

Ø  IMPACTO ECONÓMICO-FINANCIERO: se buscó que el cashflow sea sustentable, manteniendo la salud financiera, procurando proteger las fuentes de trabajo y considerando a todos los stakeholders. Con la declaración de la pandemia, la compañía experimentó una disminución de sus ingresos por lo que se implementaron acciones de control de costos, reduciendo los gastos tanto como fue posible, mientras se mantenían los estándares de calidad y seguridad necesarios.

Ø  GESTIÓN DEL RIESGO: se desarrollaron nuevos protocolos aplicables en cada aeropuerto durante la “nueva normalidad” con el objetivo de mantener la bioseguridad conforme a los nuevos requerimientos de salud; aplicar nuevos mecanismos preventivos y detectivos sin descuidar las cuestiones de higiene y sanitización aeroportuaria; facilitar cada uno de los procesos requeridos para que cada pasajero – y la carga aérea – puedan partir y arribar de manera segura en los aeropuertos de Aeropuertos Argentina 2000.

Ø  ADECUACIÓN DE AEROPUERTOS: se desarrolló un Manual de Adecuación de Aeropuertos que contiene 7 documentos técnicos y 11 protocolos operativos que reflejan las medidas y procedimientos para la puesta a punto de los aeropuertos en este contexto de pandemia, con todas las medidas sanitarias implementadas.

Además de estos ejes estratégicos, el Reporte contiene acciones clave como fue la obra de modernización llevada a cabo en el Aeroparque Jorge Newbery con una nueva pista, nuevo sistema de balizamiento y una nueva terminal Internacional, la estrategia de comunicación a nivel nacional para transmitir seguridad al usuario contando los protocolos y altos estándares de seguridad presentes en las terminales y la digitalización del trabajo que permitió que los aeropuertos continuaran operando aún en medio de restricciones y con protocolos sanitarios que cambiaron la forma de viajar.

La elaboración de este informe se realizó acorde a los estándares de la Guía GRI (Global Reporting Initiative, por sus siglas en inglés), que determina los lineamientos para su construcción y organización. También se consideran otros orientadores internacionales tales como la Norma ISO 26000 de Responsabilidad Social, la Certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design, sistema de certificación de edificios sostenibles) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas y su Agenda 2030.