Aggreko: el camino hacia una revolución energética

225

Pablo Varela, Director Ejecutivo de Aggreko para Latinoamérica y el Caribe, conversó con PRESENTE acerca del establecimiento de los objetivos Net-Zero tanto para 2030 como para 2050. Además, explicó la misión de la compañía en torno a la transición energética hacia fuentes cada vez más renovables, así como su visión en materia de innovación y las alianzas estratégicas que llevan a cabo en la industria para tal fin.   

¿En qué consisten los objetivos Net Zero?  

Tenemos dos baterías de objetivos. Una de más corto plazo, 2030, y otro de largo, 2050. En el primer caso, nos enfocamos en nuestras propias operaciones, es decir, depósitos, almacenes, gente de mantenimiento y vehículos, para llegar en 2030 a Net Zero y, también, en las emisiones de nuestros generadores. Estamos proponiéndonos, además, bajar el consumo o el porcentaje de generadores utilizando combustibles líquidos y transitar hacia gas y otras fuentes. Esto sigue siendo para el corto plazo 2030. Para el 2050 la más agresiva es la de llegar al Net Zero en todas nuestras operaciones en nuestros clientes. O sea, que toda nuestra planta de generación tenga un neto de cero en emisiones. Esto ya es mucho más complejo porque tenemos que agregar una batería muy grande de renovables y lo que tengamos de líquidos o fósiles, compensarlo de alguna forma. Es un objetivo muy agresivo que ahora estamos empezando a definir el cómo hacerlo. Ahora viene el trabajo duro de aterrizar eso y ver qué iniciativas surgen. Porque si bien hay muchas en curso, hay otras tecnologías que ni sabemos que van a existir en el 2050 y lo que hace Aggreko es comprometerse a investigar, desarrollar y adherir a esas nuevas tecnologías. En la industria en general se habla mucho de los tres stages, donde el primero son tus propias operaciones, el segundo es extenderlo hacia tus proveedores, y el tercero hacia tus operaciones en tus clientes. Nosotros los primeros dos los tenemos muy controlados, en donde nuestro compromiso es para el 2030, y el tercero es para el 2050, que es más complejo. 

¿Cuál es la misión de Aggreko en la transición energética? 

Aggreko no es una empresa que invierte fortunas en research and development o cree nuevas tecnologías. Nosotros no somos un fabricante de motores digamos. Sí, invertimos mucho investigación y desarrollo en integración de tecnologías. Y esa es nuestra misión en esta transición. Es decir, nuestra misión es “crear cerebros” que puedan integrar las diferentes tecnologías híbridas. Poder tener un panel solar con un molino eólico, con una batería, con una turbina o un motor a gas, trabajando en conjunto de forma eficiente y reliable. Ese es un poco el gran desafío. Hoy lo que pasa es que la industria tiene diferentes aplicaciones que individualmente operan, pero cuando las pones a trabajar juntas, sobre todo en lugares aislados, generan muchas complejidades. Entonces, la confiabilidad de ese sistema se pone en riesgo. Aggreko ahí tiene un rol muy importante para participar. De hecho, compramos la empresa Younicos hace como tres años, que se dedica a las baterías y al desarrollo de software. Entonces, hoy es algo nuevo para nosotros. Tenemos desarrolladores de software generando ese programa de integración de tecnologías. De esta forma, vamos a un cliente y le decimos que vamos a usar las tecnologías existentes que tienen, nosotros le agregamos lo que creamos necesario, y hacemos que todo te converja y funcione. Esa es una parte muy importante que habla de la inversión. 

Otro rol muy importante que tenemos es que nuestros contratos son flexibles con los clientes en cuanto a tecnología. Entonces, nos pasa mucho que firmamos hoy un contrato de 10 años cuando nadie sabe que va a pasar dentro de cinco. Eso quiere decir que, si en cinco años aparece algo mejor de lo que tenemos ahora, sea por eficiencia, por costo, porque es ambientalmente amigable, cambiamos esa tecnología. Y lo que hacemos es sacar esa máquina y ponerla en otra parte de nuestro gran portfolio, probablemente en un lugar que opere menos. Cambio una maquina diésel por una máquina a gas, y la diésel la pongo en una operación stand by que no va a generar muchas horas en el año. Tenemos la flexibilidad para hacer esto.  

Tenemos un ejemplo muy bueno. Acabamos de firmar un contrato con la empresa Gold Fields en Chile, que es un proyecto a 10 años, híbrido, que hoy empieza con paneles solares y generadores diésel, pero durante ese período seguramente van a entrar baterías, el diésel cambia a gas, van a pasar varias cosas y el espíritu del contrato establece eso. Sólo que hoy empezamos con lo más eficiente que hay. Entonces, vamos a ir en esa transición.  

¿Qué papel juega la innovación en la compañía? 

Innovamos mucho comercialmente. Innovación es parte de nuestro ADN, y estamos trabajando mucho en cómo hacer negocios diferentes. Tradicionalmente alquilábamos máquinas; hoy operamos la máquina de un cliente o hacemos esto que mencionaba de hacer una entrega de energía con la mejor máquina disponible, pero cuando aparezca una tecnología nueva nos sentamos a negociar o reformulamos el contrato original. Muchas veces hacemos esto de que cuando aparece algo que mejore la eficiencia, repartimos las ganancias. Es decir, hacemos un Ganar – Ganar entre ambas empresas, lo que te lleva a incrementar la confianza con el cliente dado a que pasa de ser un proveedor a un partner donde los dos ganamos y mejoramos esta aplicación. Hacia eso apuntamos nosotros, a tener relaciones duraderas con nuestros clientes donde el beneficio sea mutuo. 

¿Qué tipo de alianzas estratégicas realizan en tanto energías renovables? 

Granny Smith es un muy buen ejemplo. Empezamos hace más de 15 años en la mina de ellos, con generación puramente diésel. Después la transformamos a gas, ahora le agregamos paneles solares y batería. Entonces, es la misma necesidad energética que a medida que han ido apareciendo nuevas tecnologías se las vamos agregando. Entonces, ese es un muy buen ejemplo de confianza generada por un cliente de larga data. Es un cliente que tiene un objetivo parecido al de Gold Fieldsque está continuamente invirtiendo en renovables. En ese espíritu desarrollamos la solución para Salares. Nosotros vemos que realmente el concepto de híbrido, principalmente para soluciones aisladas, es el futuro. Lo que va a ir cambiando es el porcentaje de penetración de estos renovables en la solución completa. Entonces, hoy instalas los paneles solares y tiene una penetración del 10% hasta un poco más del 20%. Eso va a ir aumentando claramente. Se van a ir abaratando las baterías, van a ser más eficientes los paneles, probablemente empecemos a meter otras energías como la eólica. Entonces, el porcentaje va a ir cambiando, pero el concepto se va a mantener. Siempre va a tener que haber una fuente muy confiable de generación para que la energía sea cada vez más renovable. La generación térmica por ahora es lo más confiable que hay. A esto apuntamos mucho nosotros. Mientras tengas el cerebro para que todo esto converse, pones la mejor tecnología que haya y “haces conversar. Pero esa integración es muy importante.  

¿Cómo se adecuó la empresa al contexto pandémico? 

Ya en marzo del año pasado redefinimos nuestro plan anual. Tenemos una herramienta de comunicación en donde volcamos todo el planeamiento con nuevos focos. El primero y principal fueron nuestros funcionarios, y la responsabilidad social en la gente que trabaja en Aggreko distribuida en todo el mundo. La empresa puso un foco muy grande en que nadie pierda el empleo por la pandemia. Fue un sacrificio que se hizo en conjunto, justamente, para esta causa. Otro foco fue acompañar a nuestros clientes en este momento muy complejo donde tuvimos innumerables situaciones de gente que no podía ir a la empresa, o de personas que no volvieron a casa por un año entero para seguir operando en la planta de generación que nunca dejó de entregar energía. El compromiso con nuestros clientes fue una parte importante. Ahí dimos un poco más a nivel de costos para poder cumplir esto. También, hubo un foco grande en lo que es cash flow, redireccionando algunos esfuerzos internos para mejorar la caja de la empresa. Principalmente, salir a buscar a los grandes deudores y se hizo muy bien. Mejoramos la caja durante 2020 lo cual fue algo muy positivo. 

Durante el período de pandemia hubo baja utilización en algunos sectores. Nos “pegaron muy fuerte” los eventos, como las Olimpiadas que se pospusieron un año y otros grandes eventos. Entonces, aprovechamos esa capacidad ociosa para prepararnos para el pos pandemia. Para tener las máquinas listas. También, mejoramos muchos los vínculos con nuestros clientes. Como había clientes complicados por falta de generación o por incapacidad de pago, accedimos a niveles dentro de los clientes que a veces no accedíamos. La virtualidad nos ayudó de alguna forma. Gente que estaba acostumbrada a recibirnos en su escritorio, ahora nos abrió la puerta a que entremos por la computadora para conversar con las máximas autoridades de muchos clientes. Esto nos permitió generar vínculos de largo plazo, muy positivo para el pos pandemia. 

¿Algo más que quieras agregar?     

Desde Aggreko estamos buscando fuentes de generación, de todo tipo de combustible alternativo como sea posible, y una buena muestra de eso es lo que estamos haciendo en los vertederos municipales. Que básicamente es una gran montaña de basura que se encapsula con membranas, y eso empieza a fermentar y a generar gases con mucho metano que normalmente se libera en la atmósfera o se quema generando muchas emisiones. Entonces, encontramos una solución. Tratando ese gas y metiendo alguno de nuestros generadores podemos generar energía eléctrica. Esto nos permite disminuir mucho las emisiones a la vez que tenemos energía eléctrica para vender al sistema o alimentar a un cliente. Es algo que se está desarrollando muy fuerte en Brasil. Firmamos un contrato nuevo con EVA Energía por 10 MW a un contrato de siete años. Y tenemos varios en desarrollo y otros en funcionamiento. Tanto en Brasil como en Argentina tenemos landfills operando. Si bien no son grandes negocios son muy buenos. Y lo hemos expandido a otro tipo de biogases, sean agrícolas o ganaderos. Es una muy buena forma de disminuir emisiones y aprovechar ese metano para generar. Así que hacia allá vamos. A meter nuestra investigación y desarrollo en soluciones bastante diferentes. Que podamos capturar tanto la parte de eficiencia, porque hay que monetizar las buenas ideas, como la reducción de emisiones.