Air France probó el manejo en tierra (handling) de un vuelo entre París y Nueva Delhi con motores 100% eléctricos producidos por la start-up francesa CARWATT y por TLD, el líder mundial en la construcción de equipos de pista. Algunos de estos equipos y vehículos están certificados por la Fundación Solar Impulse, de la que Air France es socia, tanto por su valor ecológico como económico.

El vuelo París – Nueva Delhi fue operado por un Airbus A350 de Air France. Se trata de un avión de última generación que consume un 25% menos de combustible que los aviones equivalentes de la generación anterior, gracias a la incorporación de materiales más livianos, compuestos y titanio. La huella sonora de este avión también es un 40% inferior.

Se utilizaron los siguientes equipos eléctricos:

– Suministro de aire del avión: un acondicionador de aire TLD modelo Lebrun;

– Traslado del equipaje desde la terminal hasta el avión: un tractor eléctrico Charlatte;

– Carga de equipaje: una cinta transportadora eléctrica CARWATT;

– Para subir la carga: un cargador eléctrico TLD de carga pesada;

– Finalmente, se realizó el push-back del avión desde su punto de estacionamiento con un tractor de remolque eléctrico TLD.

La asociación entre Air France y CARWATT, lanzada en 2017, combina la electrificación y la economía circular, con la transformación de las antiguas cintas transportadoras de equipaje de motores térmicos en cintas eléctricas con baterías de ion-litio de segunda vida. TLD, proveedor y socio de larga data de Air France, utiliza el aeropuerto de Air France en París-Charles de Gaulle como base para probar y perfeccionar sus equipos. Los ingenieros de Air France y de TLD pronto probarán en condiciones reales la aproximación autoguiada al avión (equivalente a un “estacionamiento asistido” en los automóviles) para los nuevos cargadores eléctricos que se utilizan para subir carga a los aviones.

Para fines de 2020, ya será eléctrico cerca del 60% de los motores y vehículos de pista utilizados por Air France en los aeropuertos donde la compañía opera sus propios equipos (París-Charles de Gaulle, París-Orly y escalas de Air France en Francia continental). Este porcentaje se elevará a 90% en 2025, permitiendo ahorrar la emisión de 10 mil toneladas de CO2 al año. En 2030, Air France proyecta alcanzar la neutralidad de carbono en sus operaciones en tierra.

En el marco de su política de desarrollo sostenible, Air France se planteó el objetivo de reducir a la mitad sus emisiones de CO2 por pasajero/km para 2030. Con esa visión, la compañía está adoptando todas las medidas a su alcance para reducir la huella de carbono en cada etapa de su cadena de valor, tanto en tierra como en vuelo.

Los compromisos de Air France en materia de desarrollo sostenible también incluyen la renovación de la flota, el ecopilotaje, el reciclaje, la compensación de las emisiones de CO2, el uso de combustibles sostenibles de aviación y la inversión en investigación.

Por decimoquinto año consecutivo, el grupo Air France-KLM se ubica en los primeros puestos en las categorías Europa y Mundo en el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), el principal índice internacional que evalúa el desempeño en términos de desarrollo sostenible. En 2019, Air France-KLM obtuvo nuevamente el primer puesto del ranking.