Air France es la primera aerolínea que ha decidido compensar proactivamente las emisiones en sus vuelos de cabotaje. Desde el 1º de enero de 2020, los clientes de Air France ya viajan por toda Francia de forma neutra en carbono gracias a la compensación del 100% de emisiones. Concretamente, se compensan las emisiones de CO2 de 450 vuelos y 57.000 clientes diarios.

La compensación se realiza mediante el apoyo a seis proyectos certificados en Sudamérica (Brasil y Perú), África (Kenia) y Asia (India y Camboya), seleccionados en conjunto con EcoAct, organización pionera en compensación de carbono en Francia. Además, Air France y EcoAct desarrollarán dos proyectos en Francia, en el marco de la nueva etiqueta bajo carbono.

En línea con los Objetivos de Desarrollo Sustentable definidos por Naciones Unidas, las acciones de Air France se enfocan en la reforestación, la preservación de los bosques y de la biodiversidad y el desarrollo de energías renovables, siempre protegiendo a las poblaciones más vulnerables. EcoAct acompaña a los proyectos en cada lugar y hace un seguimiento de los beneficios concretos de cada acción, principalmente en materia de lucha contra el cambio climático. Todos los proyectos seleccionados han obtenido las certificaciones más exigentes del mercado: el Gold Standard de World Wild Fund (WWF), VCS de VERRA VCS o el estándar adicional CCB de CCBA.

Así, Air France apoyará la iniciativa Floresta de Portel en el noroeste brasileño, cuya misión es prevenir la deforestación y proteger uno de los ecosistemas más ricos del planeta junto a las poblaciones locales, con un equivalente de 22 millones de toneladas de CO2 en juego. Se protegen la flora y la fauna y a la vez se crean puestos de trabajo para apoyar los proyectos de emprendedores para la creación de una filial local agroforestal.

Este dispositivo de compensación voluntaria es parte del compromiso global de Air France de reducir la huella ambiental, a través de la renovación de la flota, la adaptación de sus prácticas de pilotaje y su convenio con la fundación SolarImpulse para el desarrollo de soluciones sustentables para la aviación. Para el año 2030, la compañía se propone reducir sus emisiones de CO2 en un 50% por pasajero/km en comparación al año 2005.

Air France también contribuye a la neutralidad de carbono en sus actividades a través del sistema de compra de unidades de emisiones comunes a toda la industria: EU-ETS en Europa y CORSIA a nivel mundial.

Esta semana, Air France invita a sus clientes a convertirse en participantes activos de este dispositivo por medio de la votación por uno de los siguientes proyectos:

–      Un programa de protección forestal en Brasil, en el Delta del Amazonas,

–      Un programa fotovoltaico en Senegal, que permite a poblaciones que hoy no tienen electricidad acceder a una energía limpia y renovable,

–      Un programa de producción de biogás en Vietnam, que desarrolla una nueva fuente de energía a partir de residuos.