El cuidado del medio ambiente se ha convertido en un estilo de vida que se posiciona a nivel mundial. La sociedad lleva al plano práctico su aporte y busca soluciones sustentables para todo tipo de aspectos de la vida cotidiana como la alimentación, la vestimenta y reciclaje, entre otros. El objetivo es combinar practicidad y conciencia ambiental en las cosas que hacemos todos los días.

En este sentido, la arquitectura se ubica nuevamente como un reflejo del cambio que tiene lugar en muchos países, y en Argentina puntualmente, un ejemplo claro de esto es Alley, el proyecto de la desarrolladora Jack Green ubicado sobre las calles Sánchez de Bustamante y Billinghurst a una cuadra de Av. del Libertador en la Ciudad de Buenos Aires.

Se trata de un proyecto residencial con espíritu joven, sofisticado, cosmopolita y sustentable que busca crear un estilo de vida urbano inmerso en la naturaleza. Alley nace como sustentable a partir de la reconversión de la estructura preexistente, lo que implica que Jack Green no se limita a obtener las certificaciones correspondientes, sino que manifiesta e impulsa valores propios vinculados al aporte positivo en el planeta.

Para lograr el objetivo, Martín Urgoiti y Diego Zappella, fundadores de Jack Green, ponen foco en aquellas características tangibles como consumir menos energía, permeabilizar el suelo, reducir el consumo de carbono y de energías grises en la construcción y vida útil de la vivienda; pero también en aquellos intangibles que definen la personalidad de Alley y permiten una experiencia diferente en Real Estate.

Alley está conformado por dos semitorres conectadas por un pasaje adoquinado que atraviesa la manzana y tiene acceso desde ambas calles. Cuenta con townhouses, monoambientes y departamentos de uno y dos dormitorios. Uno de los aspectos innovadores del proyecto, es el de concebir parte de su arquitectura y paisaje como un bien común que permita a los habitantes de la manzana y de la ciudad mejorar sus condiciones de vida. Esta estrategia reside básicamente en generar espacios verdes en cuatro niveles: 1) Pasaje de planta baja – 2) Corredor de biodiversidad del segundo piso – 3) Balcones de los departamentos – 4) Terrazas de los edificios.

Jack Green, eligió nuevamente a uno de los estudios internacionales más prestigiosos: AS Architecture Studio, para apostar por un diseño sustentable, aquel que satisface las necesidades humanas mediante la funcionalidad y la estética, y a la vez respeta la naturaleza y garantiza los recursos. En línea con esto, todos los trabajos de parquización están a cargo de Clara Billoch, reconocida paisajista experta en jardinería. El verde está en cada rincón de Alley, en cada piso hay presencia de plantas con diferentes follajes, texturas y tonos de verde, permitiendo disfrutar de más de 1100 m2 de espacios parquizados de uso común.

Manteniendo la impronta sustentable que Jack Green prioriza en sus desarrollos, Alley también cuenta con Certificación EDGE en sustentabilidad otorgada por el Banco Mundial.