Se trata de una materia obligatoria dentro de las carreras de grado que, durante 2015, fue cursada por más de 7600 alumnos que colaboraron con 2115 ONG distribuidas en todo el país.

La Universidad Siglo 21, la universidad privada más elegida por los argentinos, tiene en los programas de todas sus carreras de grado la materia Práctica Solidaria. La misma busca complementar la formación humana y profesional del estudiante, abordando cuestiones de responsabilidad social que los incluyen como profesionales y ciudadanos con conciencia ética  y compromiso, tendiente a la mejora de la sociedad.

Durante 2015, cursaron la materia 7664 alumnos que brindaron aproximadamente 459.840 horas de servicio a la comunidad en más de 2115 organizaciones sociales de todo el país. A través del cursado de la materia, los alumnos acceden a la experiencia de ser parte de una Organización de la Sociedad Civil (OSC), abordando temáticas como la dignidad de las personas, medio ambiente, convivencia social y sistema democrático, entre otras.

En todas las ONGs con las que se trabaja, la Universidad ha firmado acuerdos de colaboración para que los alumnos de todos los Centros de Aprendizaje Universitario (CAUs) del país puedan ejercer la labor que implica la materia. Para analizar su repercusión entre los estudiantes, se realizó un relevamiento interno del cual se desprende que para el 65% de los alumnos había sido su primera experiencia de voluntariado o colaboración con una organización de la sociedad civil.

Por su parte, el 87% afirmó que la Práctica Solidaria les ha permitido asumir su responsabilidad en la mejora de la realidad social y una proporción similar, el 89%, reconoce que colaboró en su formación integral. Por último, el 69% manifestó que le gustaría que su carrera logre articular aún más sus materias y proyectos académicos con acciones de impacto social.

Además de la Práctica Solidaria, en los PAT (Proyectos Académicos Transversales), que se desarrollan en el marco de las materias curriculares, se registraron 601 alumnos, 32 docentes, que dedicaron 816 horas de aprendizaje en servicio.