La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable realizó la presentación del manual “Bares y pubs sustentables”, una guía nacional de buenas prácticas ambientales enmarcada en una política para la prevención y reducción del desperdicio de alimentos. La publicación promueve, a nivel nacional, la adopción de criterios de sustentables en el sector y busca difundir prácticas y recomendaciones basadas en el respeto hacia el ambiente. El lanzamiento contó con la participación del Secretario de Gobierno del área, Sergio Bergman, y se realizó en el local de Puerto Madero de Temple Bar.

Bergman explicó sobre la iniciativa: “Es la expresión de los objetivos del desarrollo sostenible de la Agenda 2030 aplicados a la gastronomía y al concepto de cambio cultural y de hábitos, en cuanto a cómo consumimos y producimos, en relación a qué comemos, a cómo reciclamos insumos y residuos, a la eficiencia energética, la contaminación acústica, el cuidado del agua y su tratamiento”.

Debe tenerse en cuenta que un tercio de la comida destinada al consumo humano se desperdicia o pierde anualmente, según estimaciones. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la pérdida de alimentos y sus residuos o desperdicios generan un efecto ambiental negativo, relacionado con la utilización de los recursos naturales para producir comida que nadie consumirá: el uso no productivo del agua o el suelo, tiene repercusiones en el hambre, la pobreza, la nutrición, la generación de ingresos y el crecimiento económico. Por su parte, en nuestro país se desechan 16 millones de toneladas de alimentos por año y se calcula que una persona tira 38 kilos de comida por año.

El manual aborda las principales temáticas ambientales que corresponden al sector de bares y pubs, aportando pautas y consejos de fácil aplicación a cuestiones tales como residuos, energía, agua y ruido, entre otros. Su implementación debe ser entendida en su integralidad, siendo necesario el compromiso de llevar adelante un proceso de mejora continua en su aplicación.

Como acción complementaria, la Secretaría de Ambiente nacional presentó una propuesta orientada al concepto de desperdicios alimentarios: las cajas para alimentos (CPA), pensadas para que los comensales de los comercios gastronómicos puedan llevarse lo que no fue consumido, valorizándolo y evitando que se transformen en residuo.

Se espera con esta guía lograr cambios en la forma en la que se llevan a cabo las operaciones, así como contribuir a generar cambios en la actitud de las personas. Además, se espera que las buenas prácticas ambientales contempladas en el manual tengan un alcance nacional, a la que bares y pubs pueda adherir. A propósito de esto, Bergman también recordó: “Ser sustentables es un desafío de todos que se asume de a uno, por ejemplo, en la economía y la gestión circular de la gastronomía y nuestros valores en el consumo”.