Encabezada por Sergio Bergman, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación promueve la pesca responsable al tiempo que propicia la conservación del delfín franciscana. En esta oportunidad, en Santa Teresita, provincia de Buenos Aires, se entregaron carteles identificatorios a pescadores artesanales que incorporaron a sus redes de pesca alarmas acústicas que impiden la captura accidental de este cetáceo, siendo este el más amenazado del país.

El delfín franciscana (Pontoporia blainvillei) es una especie característica del Mar Argentino, que se encuentra en la costa atlántica bonaerense y llega a los vecinos países de Uruguay y Brasil. Se trata del cetáceo más vulnerable en el país, por lo que el organismo de Ambiente nacional, junto a la Secretaría de Agroindustria de la Nación y el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, llevan a cabo medidas de protección específicas en el marco del Plan de Acción Nacional para Reducir la Interacción de Mamíferos Marinos con Pesquerías.

En esa línea, se firmó un convenio con la Asociación de Pescadores Costeros, la Asociación de Propietarios de Embarcaciones de Pesca Artesanal, la Asociación Pescadores Artesanales y la Unión Argentina de Pescadores Artesanales, las cuales representan a los pescadores de este tipo en Bahía Samborombón y Cabo San Antonio.

A través de la colocación de alarmas acústicas en redes de pesca, se minimizan los efectos no deseados de la actividad pesquera sobre el delfín franciscana, especie emblemática de nuestra biodiversidad. Esta prueba experimental se está llevando a cabo en Bahía Samborombón y Cabo San Antonio desde enero de 2019 junto a 40 pescadores artesanales. La acción forma parte de los trabajos que se realizan junto con el sector pesquero para promover prácticas responsables que protejan las especies y los ecosistemas marinos.