Arabia Saudí llevó adelante la construcción de una ciudad-estado futurista llamada Neom, que se sitúa en la región de Tabuk.

Allí se levantará un peculiar centro urbano con forma octogonal y que estará destinado a convertirse en un revolucionario espacio de logística y de fabricación que operará con energías limpias.

El centro se llamará Oxagon e integrará aeropuertos, sistemas ferroviarios y hasta un puerto para el ingreso y egreso de mercaderías y que estará centrado en la sostenibilidad y la movilidad autónoma.

Además de contar con cero emisiones, también está pensado para implementar las tecnologías de fabricación más avanzadas, incluida la inteligencia artificial (IA) y la fusión hombre-máquina.

A todo esto, una compañía noruega denominada Teco2030 se ha asociado con el grupo empresarial saudí Al Misehal para comenzar a producir pila de combustible de hidrógeno en la futura Oxagon.

La empresa nórdica realizará la fabricación en su centro de innovación de Narvik y, posteriormente, los módulos integrados por dichas pilas se producirán en la nueva ciudad industrial saudita.

Dichos módulos estarán configurados para ofrecer una potencia de salida de 400 kW y podrán ser utilizados -incluso- hasta en aplicaciones de transporte marítimo y pesado.

Adnan Al-Misehal, presidente del grupo Al Misehal, remarcó: “esperamos trabajar con Teco2030 en el despliegue de pilas de combustible en Arabia Saudí para fabricar módulos de hidrógeno para servicio pesado y transferir conocimientos a la trabajadores locales de la ciudad industrial Oxagon”.

Los diseñadores de la nueva ciudad afirmaron a fines del año pasado que los primeros habitantes llegarán durante 2022. En aquel entonces, también presentaron otro proyecto pionero dentro de Neom, el cual bautizaron “The Line”: una comunidad urbana de forma totalmente lineal en cuya superficie no se permite la circulación de automóviles y que contará con un sistema de logística subterráneo.