En el mes que conmemora el Día Internacional de la Mujer, BASF refuerza su compromiso con la equidad de género en el mundo corporativo y en la sociedad y tiene el propósito de contar con equipos diversos, operando en un ambiente inclusivo, con una cultura de respeto e interacciones de mayor valor, generando innovación y soluciones diferenciadas.

BASF busca asegurar la representatividad y la equidad, impactando en toda la cadena de valor. Por eso, ha puesto en marcha distintas iniciativas de equidad de género y hoy ya puede ver algunos avances, como, por ejemplo, el aumento de la participación de las mujeres en el liderazgo.

Actualmente, el 31,3% de los puestos de liderazgo en BASF América del Sur están ocupados por mujeres, superando así el objetivo global de la compañía de alcanzar el 30% en 2030. “Aunque celebramos este logro, sabemos que aún queda mucho por hacer. En un mundo en el que las mujeres son la mitad de la población, no podemos conformarnos con menos del 50% de representación en nuestras empresas y líderes”, comenta Karina Chaves, gerente de Diversidad e Inclusión de BASF América del Sur.

En Argentina, colaboradores de BASF con distintas posiciones y de distintas áreas y unidades de negocio formaron el grupo de afinidad “We 4 Her” para promover el balance de género y la equidad en general. A través de este espacio, hombres y mujeres del equipo de BASF, que a su vez intervienen en cámaras e industrias tradicionalmente masculinas, fomentan el diálogo y las acciones necesarias para que contribuir a que la equidad atraviese toda la compañía.

Prácticas de diversidad e inclusión

BASF trabaja con grupos de afinidad formados por empleados voluntarios, comprometidos en discutir e implementar políticas que valoran la diversidad y la igualdad. Entre los grupos se encuentra Women in BASF (WIB), que se enfoca en la equidad de género y se basa en tres pilares: desarrollo profesional, liderazgo y promoción de la mujer. A través del WIB, la compañía ha desarrollado acciones para fomentar el autocuidado, el equilibrio entre la vida profesional y personal y el empoderamiento.

Formado en 2016, el WIB tiene operaciones en la empresa a nivel mundial y, en nuestra región, tiene como objetivo contribuir para que las mujeres estén representadas proporcionalmente y tengan las mismas oportunidades de desarrollo en la empresa, considerando sus características y singularidades.

Para que estas acciones tengan éxito, Karina Chaves recuerda que el compromiso de la alta dirección es fundamental. “Es importante el compromiso de los principales ejecutivos de la empresa para que esto permee verdaderamente la organización. En BASF, nuestro Comité Ejecutivo para América del Sur, integrado por los 10 principales ejecutivos de la región, es responsable de la dirección estratégica y las acciones que contribuyan a mantener viva la cultura de la diversidad y la inclusión”, comenta Karina Chaves.

Eliminando barreras

Para eliminar las barreras que puedan impedir que las mujeres aspiren a puestos de liderazgo, la compañía propone algunas acciones para contribuir al empoderamiento de las mujeres. Uno de ellos es un mentoring exclusivo para sus colaboradoras que se lanzará durante la Semana de la Mujer, del 8 al 12 de marzo, creado para ofrecer un programa dirigido a las mujeres de la empresa, con contenido en línea para el desarrollo y reflexión de temas como el Síndrome Impostor.