BGH Eco Smart, la unidad de negocios del Grupo BGH especializada en el desarrollo de soluciones de eficiencia energética y Smart Building, asesoró a una propiedad ubicada en Martinez, Provincia de Buenos Aires, para que ahorre con su diseño sustentable un 65% en energía, 83% en agua y 56% en la energía incorporada a los materiales. Así, la casa fue certificada por el sello Edge, que premia a las construcciones de bajo consumo de recursos.

“La idea de este proyecto fue incorporar tecnología sustentable, como paneles solares y geotermia, para alcanzar el uso eficiente de la energía y el agua. Este caso da muestra de la importancia de optar por tecnologías y diseños sustentables a la hora de  construir viviendas”, aseguró Diego Simondi, COO de BGH Eco Smart.

Uno de los aspectos más destacados de la casa es el aprovechamiento del frío y el calor del suelo, dependiendo de la estación, a partir de la geotermia. Más precisamente, la edificación cuenta con un sistema de VRF con el que circula por tuberías un líquido refrigerante desde siete pozos cavados hasta 50 metros de profundidad. De allí toma la temperatura de las napas, que se mantiene a 18 grados en promedio anual, para llevarla a la superficie: esto hace que durante el verano haya un piso refrigerante y en el invierno funcione como una losa radiante.

Por otra parte, se instalaron diez paneles solares en base a un sistema híbrido en el techo de la propiedad, con los que se cubre la demanda de iluminación de la casa. Funcionan abasteciendo baterías de litio que le permiten almacenar 15 kWh y le dan a la casa 24 horas de autonomía para las cargas básicas. El último año la producción máxima de energía fue de 30 kWh en los días más soleados y entre 7 y 8 kWh en los más nublados. Cabe destacar que el sistema tiene la capacidad de suministrar la energía excedente que genera a la red de electricidad por medio de su medidor bidireccional.

Además, el diseño arquitectónico de la propiedad permite aprovechar al máximo la luz solar y el equipamiento lumínico es de led, que consume hasta un 70% menos que las luces tradicionales.

De este modo, la vivienda recibió el certificado Edge, que se entrega a las casas que ahorran un 20% del consumo de agua y energía; meta que fue superada hasta cuatro veces por la propiedad ubicada en Martínez a partir de la utilización de equipamiento sustentable.