Bocalán Argentina realizó la 9ª entrega de perros de asistencia con el objetivo de mejorar la calidad de vida de 5 familias

165

Bocalán Argentina, cumple 10 años en el entrenamiento de perros de asistencia que colaboran en cuestiones de la vida cotidiana, desde salir a caminar o andar en subte, hasta abrir una puerta o “llamar” al ascensor. Está comprobado que, las terapias asistidas con perros tienden a reducir las dificultades y a impactar de manera positiva en el bienestar y la calidad de vida tanto de niños con autismo y personas con discapacidades físicas, como de sus familias.  La ONG realizó la 9ª entrega de perros a 5 niños con autismo; llegando así a 37 perros entregadas por el programa, que contribuyen a mejorar notablemente su calidad de vida e integración social.

En Argentina, la cifra de personas con discapacidad asciende a más de 3 millones de habitantes. Según datos de la OMS, 1 de cada 160 chicos tiene un trastorno del espectro autista (TEA); los TEA aparecen en los primeros 5 años de vida y tienden a persistir hasta la edad adulta, se trata de un grupo de afecciones caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje.

Los nuevos usuarios que recibieron los perros de asistencia este año fueron: Benjamín (6 años) recibió a su perra “SANDÍA”, Elena (13  años) recibió a su perro “MELÓN”, Lisa (6 años) recibió a “LIMÓN”, Estanislao (6 años) recibió a su perra “DANCE” y Antonio (7 años) recibió a “CALABAZA”

“Elena tiene 13 años, tiene síndrome de down y algunos rasgos de autismo, es una chica muy divertida. Tiene algunas dificultades que hacen que la vida diaria se torne un poco más complicada, especialmente las salidas y el estar en casa sola. Como no habla, suele frustrarse cuando no puede comunicarse, aunque se hace entender bastante bien y cada dia mejor, pero tiene estas frustraciones cuando no podemos entenderla. Melón es una ayuda que llega desde un lado impensado, que genera reacciones increíbles y que cambia la vida para mejor” Comentan los padres de Elena, quien recibió a Melón, su perro de asistencia este año.

En el caso de los perros de asistencia, el rendimiento es una tarea permanente ya que deben estar dispuestos a servir en cualquier momento y lugar a sus usuarios. Por eso, contar con una nutrición de alta calidad que asegure su máxima performance y expresión de sus capacidades es muy importante. Por esta razón,  Bocalán Argentina confía la alimentación de sus perros extraordinarios a Eukanuba®, marca que los acompaña desde sus inicios en Argentina, ofreciendo la alimentación de por vida de los perros involucrados en este proyecto, entre otros soportes que contribuyen al fortalecimiento del programa de la ONG.

Margarita Ziade, directora de Bocalán Argentina, asociación que cuenta con el apoyo constante de Eukanuba, afirma “En el 2011 inicié el proyecto trayendo Bocalán a Argentina y desde entonces, estoy muy orgullosa de continuar ayudando a personas con discapacidad desde lo que más amo, que son los perros. Hace 2 años aproximadamente, comenzamos nuestro propio espacio de cría, cruzando nuestros perros de trabajo y trayendo bebés de sangre del exterior. Creemos que es fundamental tener una base temperamental idónea y perros sanos, para luego poder consumir un perro de asistencia adecuado para las personas con las que trabajamos; así tenemos la posibilidad de tener más cachorros en entrenamiento y aumentar la cantidad de perros de asistencia que podemos entregar por año, dado que queremos ayudar cada vez más a través de nuestros animales.”

Para realizar esta tarea, generalmente se eligen perros Labradores Retriever o Golden Retriever porque poseen determinadas características en su contextura física y en su carácter que facilitan su entrenamiento y su labor. Los entrenadores de Bocalán seleccionan a los cachorros entre los 45/60 días de vida, luego de los 2 meses y medio aproximadamente, comienza lo que se denomina período de socialización. En este, los perros seleccionados son asignados a diversas familias voluntarias que estarán a cargo de los cuidados de los perros durante esta etapa y contribuirán al carácter sociable del animal dentro de su propio ámbito familiar. Al cabo de 10 meses, se empieza a forjar y comprender la personalidad del can lo que determinará su compatibilidad con su nuevo compañero de vida en un futuro. El periodo de entrenamiento culmina a los 16/24 meses con la etapa de “acoplamiento” junto a la familia designada, donde aprenden a cuidar y a manejar a su perro, con la dirección de los entrenadores.

Guillermo Quattrocchi, entrenador de Bocalán, comenta “Son 10 años muy gratificantes, dónde pasaron entre 40 y 50 perros, y ver como estos perros van avanzando y creciendo en el día a día,  te llenan de orgullo; y que luego te lleguen las historias de las familias, contando todo lo que pudieron alcanzar gracias a estos perros, ya sea desde ir a un restaurante a comer o ir de vacaciones, poder tener una salida de una manera más agradable y placentera para ellos, es muy enriquecedor.” 

El entrenamiento que realiza Bocalán se basa en el refuerzo positivo, un método de entrenamiento basado en premios. Esto significa que el perro siempre es recompensado por sus acciones correctas. De esta forma, el animal asocia el comportamiento con el premio que le prosigue, y aumentan las posibilidades de que el comportamiento continúe.

Acerca de los usuarios:

  • Recibe a Sandía: Benjamín tiene 6 años y tiene
  • Recibe a Dance: Estanislao tiene 6 años y tiene autismo.
  • Recibe a Limón: Lisa tiene 6 años y tiene síndrome autismo
  • Recibe a Melón: Elena tiene 13 años, tiene síndrome de down y algunos rasgos de autismo. Ella se frustra cuando no puede comunicarse o lograrse entender.
  • Recibe a Calabaza: Antonio tiene 7 años y tiene autismo diagnosticado desde los 2 años. Actualmente tiene autismo no verbal.