Bosch a nivel mundial, afirma que las cuestiones ambientales, así como las de sustentabilidad y de gobernanza corporativa, son intrínsecas a sus valores y acciones. A través de estas tres áreas se manifiesta el concepto ESG (Environment, Sustainability and Governance) que ayudó a guiar, desde su fundación en Alemania en 1886, el negocio del Grupo Bosch, al mismo tiempo que la relación con sus socios, colaboradores y la sociedad en sí, con el fin de garantizar la sostenibilidad del negocio.

De acuerdo a la visión de la compañía, estas acciones generan no sólo nuevas oportunidades de negocios y desarrollos tecnológicos, sino que también contribuyen en el relacionamiento con sus consumidores y otros actores involucrados. Con la intención de fortalecer aún más los objetivos, las acciones y las mediciones de resultados, Bosch constituyó recientemente en América Latina un comité multidisciplinario para temas ESG, que trabaja en línea con la estrategia global de la compañía en seis pilares fundamentales que incluyen: la protección climática, agua, economía circular, salud y seguridad, derechos humanos, promoción social y DEI.

Además, el trabajo del comité buscará atender las demandas de clientes y proveedores sobre obligaciones contractuales y de auditoría, promover el intercambio de experiencias y buenas prácticas, contribuir con otras empresas y entidades en la promoción del tema ESG, y generar alianzas e innovaciones para el negocio.

“En este universo donde la sustentabilidad y las discusiones por una agenda ESG en el mundo corporativo han ganado cada vez más relevancia, la transparencia es uno de los puntos esenciales. En Bosch priorizamos realizar acciones que generen resultados efectivos y comprobables en nuestra cadena de valor y para la sociedad, alineado con nuestro propósito de innovación”, dice Gastón Diaz Perez, CEO y presidente de Robert Bosch América Latina.

En línea con la importancia del concepto ESG, Bosch definió importantes metas a nivel global, a implementar tanto en sus procesos productivos como en el ambiente de trabajo, para crear productos y servicios que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas. Esto le permite también, estar alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la Organización de la Naciones Unidas (ONU).