En El Carril, una localidad a casi cincuenta kilómetros de la ciudad de Salta, se llevó a cabo la muestra que da cierre al programa Brazos Abiertos, iniciativa que impulsan la Fundación Vamos a Andar, junto a las empresas BAT Argentina y Alliance One desde hace más de 8 años.

El objetivo es darles un espacio de contención a los hijos de los peones rurales tabacaleros para que durante el verano, época de la cosecha, los chicos no trabajen en los campos de cultivo.

Así, a través de talleres de arte, música, radio y tv, expresión corporal, entre otros, el programa busca promover y defender los derechos de los casi cuatrocientos niños, niñas y adolescentes de Salta, Jujuy y Tucumán.

“Este año tuvimos la particularidad en Salta y Jujuy de que el grupo mayoritario fuera el de los chicos grandes y no el de los medianos. Es un detalle súper importante, porque son los más difíciles de convocar y además porque pueden encontrar un lugar de pertenencia y de expresión, que es lo que nosotros intentamos: que los pibes se expresen, se comuniquen con los profes, que aborden contenidos de la ESI y de perspectiva de género”, explicó Adriana Saccheri, coordinadora del programa Brazos Abiertos y presidenta de la Fundación, al sitio Economía Sustentable.

Los chicos asisten al programa de lunes a viernes de 9 a 17. Además de los distintos talleres recreativos, se les da desayuno, almuerzo y merienda, y traslado desde sus casas hasta el lugar y viceversa.

“Son chicos con cantidades de necesidades y vulnerabilidades, de lo que se te ocurra. Es muy importante, que es mérito de los profes, acercarles diversidad de cosas que si no estuvieran ellos no accederían, como todas las cuestiones de arte, culturales”, dice Saccheri.

Desde BAT explican que este tipo de iniciativas resultan clave para la construcción de un mejor mañana, con acciones específicas de impacto social positivo, en este caso llevadas a cabo en Argentina.

“BAT está empujando a nivel global una agenda de lo que llamamos ‘Un mejor mañana’. Claramente nuestra herencia y la base de lo que hacemos son los cigarrillos, pero a su vez somos conscientes de que el mundo está cambiando y que nosotros como industria nos tenemos que transformar”, explica Gaspar Travaglini, Government & Regulatory Manager de BAT Argentina.

En Argentina esta transformación tiene que ver básicamente con dos pilares: uno relacionado con la reducción de daño de tabaquismo, y atender así a las nuevas demandas de los consumidores que buscan productos alternativos.

El segundo pilar es el ESG (Environmental, Social and Corporate Governance), que refiere a todo lo que tiene que ver con medioambiente, impacto social y gobernanza corporativa de BAT.

“Brazos Abiertos tiene que ver con esto, con los derechos humanos, la sustentabilidad de los productores. Lo hacemos hace 8 años ya, estamos extremadamente contentos, el resultado del programa es súper positivo y eso ayuda a los chicos, a las familias, a los productores y a las empresas”, dice Travaglini.

Y añade: “Todo es mucho más sostenible en el tiempo si hacemos las cosas de esta manera, y por eso vamos a seguir apoyando este programa durante muchísimos años. Vamos a hacerlo crecer porque creemos en esa mejora continua de aprovechar las oportunidades”.