El objetivo es claro: contribuir con maestros y alumnos en localidades alejadas en toda la Argentina, donde la ayuda muchas veces tarda en hacerse presente. La Caravana Solidaria Bridgestone es más que un programa de Responsabilidad Social Empresaria, esta acción mantiene viva la filosofía oriental de Shojiro Ishibashi, fundador de la compañía, que estaba convencido de que el único negocio rentable sería aquel que se comprometa con la sociedad y ayude a construir un país mejor.

La Caravana Solidaria Bridgestone, dentro del compromiso global de RSE de la compañía: Nuestra Manera de Servir, se prepara todo el año, hasta que llega el momento más lindo de encontrarse con los docentes y los niños. A grandes rasgos, la primera etapa involucra un diagnóstico de las zonas más necesitadas del país, para elegir en esas provincias las escuelas rurales que se visitarán en esa edición del programa. Luego, comienza el contacto con los maestros para conocer de primera mano su realidad, y que esta ayuda sirva, por ejemplo, este año las luces LED, la pintura, además de alimentos, ropa y juguetes, serán parte de la donación. Luego, la Caravana Solidaria Bridgestone empieza a vivirse en cada uno de los voluntarios y empresas aliadas que colaboran con las donaciones y con su tiempo para hacer una selección y clasificación de toda la ayuda. Por último, la prueba de los neumáticos Bridgestone que acompañarán la travesía ya es parte final de los preparativos, que culminan con una Caravana de camionetas 4X4 cargadas de donaciones y preparadas para llegar a pueblitos escondidos, esta vez, en la provincia de Salta. Se trata de pequeños parajes muy humildes que atraviesan las condiciones climáticas más adversas, con un calor que agota durante el verano y unas lluvias que dejan a las escuelas incomunicadas durante el invierno.

“Todos los voluntarios que pasan por esta experiencia vuelven transformados, siempre dicen que traen mucho más de lo que llevan. Sin duda, el tiempo compartido con los chicos, el cariño que ellos les dejan, y conocer de primera mano los sacrificios que hacen esos maestros que va mucho más allá de la enseñanza tradicional, supera todo”, explica Natalia Romero, Gerente Ejecutiva de Recursos Humanos para Bridgestone Argentina y Chile. “Nos parece muy importante todo el trabajo previo que lleva la Caravana Solidaria Bridgestone para poder llegar a las escuelas con todo lo que necesitan, y ya tener una relación previa con los docentes, con quienes intentamos seguir en contacto luego de la visita para que la acción no termine ahí”, agrega.

La décima edición de la Caravana Solidaria Bridgestone ya arrancó y espera seguir acumulando kilómetros de ayuda en este proyecto que cumple diez años de compromiso ininterrumpido para construir un país mejor.