Lejos de ser una moda pasajera, la tendencia eco friendly se afianza y se extiende a la industria de la belleza.

Año tras año crece el porcentaje de mujeres y hombres más conscientes a la hora de consumir. El estilo de vida saludable continúa expandiéndose no sólo a lo que ingerimos, sino también a los productos que compramos y a los lugares que visitamos. Este nuevo estilo de vida se manifiesta de maneras muy diferentes y va evolucionando a través de las generaciones.

La salud y la belleza están en el centro de esta tendencia, en donde una siempre va con la otra. En este sentido, las empresas de belleza se fueron adaptando a las nuevas demandas y hábitos de consumo siendo cada vez más exigentes con sus productos y su cadena de suministros, logrando estar a la vanguardia en términos de desarrollo sustentable.

¿Qué es desarrollo sustentable?

Según la UNESCO el origen del concepto de Desarrollo Sostenible está asociado a la preocupación creciente existente en la comunidad internacional en las últimas décadas del siglo XX al considerar el vínculo existente entre el desarrollo económico y social y sus efectos más o menos inmediatos sobre el medio natural.

“Sabemos que a nivel mundial desde 2009 el mercado natural del cuidado del cabello ha crecido a una tasa anual del 9% y no muestra señales desfavorables. Lo que representa un crecimiento 4 veces más  rápido que el de la belleza tradicional y un crecimiento de más de 9,4% de mercado de 2014 a 2019. Y creemos que esa tendencia se replica en el consumo actual, y nos muestra un gran potencial para productos del cabello naturales como los que desde la División Productos Profesionales de L’Oreal ofrecemos tanto a profesionales como a la consumidora en general.”, afirma Mariana Petrina Gerente de comunicación y digital de L’Oréal Argentina.

Además, según datos de Google se detectaron más de 3 millones de búsquedas sobre veganismo y vegetarianismo, confirmando una vez más que nos encontramos con un consumidor cada vez más consciente de los ingredientes en los productos que consume.

En respuesta a esta demanda creciente, una reconocida empresa de belleza presentó recientemente en Argentina seis líneas completas de cuidado capilar que responden a problemáticas específicas brindando soluciones para los distintos tipos de cabellos. Biolage se llama la marca que asocia la botánica con la última tecnología que permite obtener fórmulas respetuosas para lograr un cabello sano, brillante y naturalmente restaurado. Sus líneas no tienen parábenos ni colorantes sintéticos y sus packagings son eco respetuosos.

Biolage posee la línea Biolage R.A.W., otra línea de productos para el cuidado del cabello,  respetuosa del medio ambiente que se caracteriza por sus fórmulas hasta 99% biodegradables, gracias al alto porcentaje de ingredientes de origen natural (entre el 70% y el 100%). Además, no contienen siliconas, sulfatos, parabenos ni colorantes artificiales; y todos los envases que componen la marca están hechos con plástico reciclado (reciclaje post-consumo), y a su vez son 100% reciclables.

“En el salón intentamos incorporar pequeños hábitos para mejorar el planeta y dejar el menor impacto en el medio ambiente. Es una tendencia que vemos cada vez más entre nuestras clientas que se sienten súper a gusto con nuestras rutinas eco friendly.”  Afirma Cintia Arce, embajadora de Biolage. “Usar Biolage como producto insignia de cuidado capilar en nuestra peluquería es un cambio enorme porque además de su alta cosmeticidad, todas las líneas de tratamientos llegan a ser hasta un 99% biodegradable, reduciendo en una magnitud importante el impacto en el medioambiente.”

Esta tendencia se asienta cada vez más en las diferentes industrias y generación tras generación los consumidores se vuelven más comprometidos y respetuosos del ambiente que los rodea.