En el marco del Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, Carrefour refuerza las propuestas para que sus clientes y clientas tengan cada vez más opciones para reemplazar las bolsas plásticas de un solo uso.

En este camino empezó a comercializar bolsas de red para la compra de frutas y verduras y, de esta manera, fomentar la reducción de “bolsas de arranque” de un solo uso (típicas bolsas plásticas transparentes). Este producto, confeccionado en algodón biodegradable, tiene una durabilidad de más de 130 usos.  Asimismo, la compañía ofrece bolsas de papel para frutos secos, bolsas reutilizables y cajas de cartón, préstamo de changos e incentiva a sus clientes y clientas a llevar sus propias bolsas.

Las acciones de concientización que Carrefour impulsa junto a sus clientes y clientas muestran resultados ya que, en el primer cuatrimestre de este año, más de 1.7 millones de personas compraron bolsas reutilizables, casi la misma cantidad que se comercializó a lo largo de todo el año 2019. Esto es una evidencia de que los consumidores están optando por esta opción sustentable para trasladar sus compras.

Carrefour y su compromiso para eliminar los plásticos de un solo uso

Carrefour lleva adelante diversas iniciativas para la reducción y eliminación de este tipo de plásticos. En este sentido, desde enero de este año la compañía dejó de vender sorbetes plásticos de un solo uso en sus 591 sucursales y en su canal online.

En cuanto al packaging de productos, Carrefour trabaja constantemente para buscar alternativas para reducir los envases o que los mismos sean reciclables o fácilmente separables y, así, promover el reciclado. De esta manera en 2018, anunció a nivel mundial su objetivo de envases 100% reciclables, reutilizables o compostables para los productos Carrefour del Grupo para el año 2025.

Por otro lado, también ofrece en sus góndolas más de 300 productos de bazar reciclados, reciclables, reutilizables, compostables o provenientes de conservación de biodiversidad, como leña sustentable, productos cero desperdicio -botellas reutilizables, tablas, cubiertos y utensilios de cocina de bambú; sorbetes de acero inoxidable, etc.- y productos con impacto social –jaboneras, vasos y bases para champú sólido realizados por empresas B a partir de descartes y que dan trabajo a aquellas personas que más lo necesitan-, entre otros.