La crisis climática está aquí y hay bastante evidencia para confirmarlo. Tan solo hay que mirar el termómetro para observar que año con año la temperatura va en aumento. Por ejemplo, el promedio de temperatura a nivel nacional en 2020 fue de 22.4°C, dos grados más que en 1985, cuando era de 20.4°C, según el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

Cerrando el Ciclo, una asociación civil mexicana encargada de la transformación y correcto reciclaje de botellas de vidrio, reflexiona sobre las acciones a tomar frente a esta crisis climática desde la moda. Presentan tres opciones de productos ecológicos en tendencia para este año. 

Cuero vegetal

Un material mexicano que puede revolucionar el mundo textil es el cuero vegetal elaborado del nopal. Dadas las características de este cactus mexicano, que resiste condiciones de sequía y además no requiere de pesticidas para el control de plagas, lo convierte en una materia prima amigable con el medio ambiente y como una opción vegana.

Se requieren 145 litros de agua para producir un kilo de nopales, en cambio, para obtener un kilo de paltas se necesitan 800 litros. 

Los puntos más importantes sobre la sostenibilidad de este material son que los cultivos de nopales mejoran la biodiversidad en la región por ser una planta nativa y ayuda a mantener las cualidades del suelo de la región, además de representar una opción de ingresos en las zonas desérticas del norte de México. 

Además, se ahorra agua ya que no se aplica riego cotidiano. También se ahorra energía mediante el secado de la materia prima al sol. Finalmente, los productos derivados del nopal se pueden dirigir a la industria alimentaria y estimular al sector agrícola para plantar más de estos cactus.

Joyería de materiales reciclados

De acuerdo con un informe de 2018 de Human Right Watch, para obtener un gramo de oro se emiten 20 kilos de CO2, se consumen 2,500 litros de agua y se generan de 2,5 toneladas de desechos. Sin duda, la extracción de metales y piedras preciosas es una actividad que tiene un gran impacto negativo en el medio ambiente, como lo podemos ver en México, uno de los principales productores de plata y oro a nivel internacional.

Anualmente se extraen 12 mil millones de litros de agua para el lavado de metales, según el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua.

Hay varias alternativas para el uso responsable de la materia prima es elaborar piezas de joyería con materiales reciclados, como puede ser el vidrio. Anualmente se producen 3 millones de toneladas de vidrio en México, pero solo el 12% logra reciclarse. Sin duda, es un material con potencial de ser transformado en diferentes piezas de joyería, como hace Cerrando el ciclo, quienes transforman botellas de vidrio crean aretes y anillos, entre otros accesorios. 

Otros materiales con los que se puede realizar joyería de un modo más ecológico es la madera desechada obtenida de muebles viejos y las resinas vegetales libres de tóxicos.

Telas circulares

La producción de ropa a nivel mundial ha alcanzado los 100 mil millones de prendas anuales como consecuencia del crecimiento del fenómeno fast fashion, donde las marcas textiles producen en un menor tiempo gran cantidad de ropa, según un estudio realizado en 2021 por Greenpeace.

Una de las iniciativas recientes más destacadas es la fabricación de tejidos a partir de materiales plásticos rescatados de los océanos. De acuerdo con el Fondo Económico Mundial, hay 150 millones de toneladas de residuos plásticos en las aguas marinas, y anualmente se vierten 8 millones de toneladas adicionales. 

Para obtener un metro de tela reciclada se necesitan convertir 3 envases de 2.5 litros aproximadamente, algo así como 3 botellas de Coca-Cola retornables. Este proceso permite reducir hasta un 92% el gasto energético necesario para fabricar el poliéster de las telas, además de disminuir las emisiones de CO2 cerca de un 72%.

Dentro del sector textil han surgido algunas iniciativas para tener una actitud más responsable con el medio ambiente, como son las certificaciones de sostenibilidad. Algunas de las más reconocidas a nivel mundial son Global Organic Textile Standard, Oeko- Tex Standard 100, Made in Green, Ecolabel, entre otras. También iniciativas a menor escala incluyen el empleo de materiales fácilmente reciclables, la reducción de colecciones anuales y la venta de ropa de segunda mano.