El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, anunció que ya se entregaron 1.000.000 de lámparas LED, que evitan la emisión de 44.000 toneladas de dióxido de carbono al año, en el marco del programa “Pasate a LED”, que funciona desde el 2018 y busca reducir el costo de la energía en los hogares y las emisiones de gases contaminantes.

Gracias a esta iniciativa, los vecinos tienen la posibilidad de cambiar lámparas viejas por otras de nueva tecnología que generan menor contaminación, permiten un ahorro de hasta un 14% del total de la factura eléctrica y producen una luz más nítida y brillante.

Además, el Jefe de Gabinete porteño indicó que “éste es un buen ejemplo del trabajo en equipo entre Gobierno y vecinos”, y agregó: “Es un paso más en el compromiso de combatir el cambio climático y en nuestra agenda de sustentabilidad”.

En esa línea reconoció que por ejemplo “ya se eliminaron las bolsas plásticas y se generaron 110 hectáreas de espacio público y verde”.

De la actividad también participó el presidente de la Agencia de Protección Ambiental, Juan Filgueira, quien explicó: “Todas las luminarias que nos traen los vecinos las mandamos a reciclar y luego sirven para construir baldosas”.

Para el intercambio, los vecinos deben acercar hasta cinco lámparas por hogar a cualquiera de los Puntos Verdes, Sedes Comunales y Portales Inclusivos presentando la factura del ABL que certifique el domicilio en la Ciudad.

Con las 160.000 luminarias totales (35.000 se instalaron en los últimos seis años), Buenos Aires es una de las primeras ciudades del mundo con iluminación pública 100% LED. Gracias a este sistema, la iluminación de todas las calles fue reemplazada por luces más eficientes, duraderas y sustentables, las cuales disminuyen el consumo en un 50% y el gasto de mantenimiento en un 30%.

Este sistema también permite controlar las luces desde el Centro de Telegestión y Monitoreo, donde se puede bajar o subir la intensidad de la luz de manera individual, detectar fallas y programar reemplazos y tareas de mantenimiento.