CNN Internacional Call to Earth presenta los metodos de Reino Unido para el medio ambiente

344

En un informe para Call to Earth, CNN explora cómo una iglesia local en St. Albans, Reino Unido, se ha aprovechado de una ley medieval que protege la tierra consagrada para permitir a las personas una muerte amigable con el ambiente.

Los entierros en bosques son un tipo de entierro “natural” o “verde”, donde un cuerpo se inhuma de la manera más natural posible, sin dañar el medio ambiente. Los ataúdes y la ropa del difunto deben estar hechos de materiales naturales y los cuerpos no deben ser embalsamados. Si se entierran cenizas, deben estar en una urna biodegradable.

Sólo queríamos poder brindar una oportunidad para que las personas elijan ser enterradas de una manera que sea útil para el planeta en lugar de perjudicial,” dice el Reverendo Canónigo Charles Royden, uno de los fundadores de St. Albans Woodland Burial Trust, la organización que fundó el cementerio en Bedfordshire.

La tierra ha sido consagrada por la Iglesia de Inglaterra, y una ley antigua otorga protección a la tierra consagrada para siempre, a menos que una ley del parlamento decrete lo contrario. “Deja la tierra protegida para la eternidad, con el propósito de que se prescribe, en este caso, el entierro en el bosque,” explica Royden.

Lo que una vez fue tierra de cultivo ahora está lleno de árboles, con sencillos monumentos de madera que marcan los lugares donde los cuerpos enterrados están regresando a la naturaleza. La iglesia es responsable del mantenimiento del sitio y, a medida que se llena, su objetivo es comprar más tierras de cultivo para expandir el bosque.

CNN reporta que la práctica se ha extendido por todo el país, con más de 300 cementerios naturales en el Reino Unido.

Gran Bretaña ha liderado el mundo y el movimiento hacia los entierros naturales y ahora se han normalizado bastante,” dice Rosie Inman-Cook, gerente de Natural Death Center, una organización benéfica que brinda consejos sobre la muerte y el duelo.

A nivel mundial, existe una creciente conciencia del costo ambiental de enterrar a los muertos. Solo en los Estados Unidos, cada año se utilizan 4.3 millones de galones de líquido de embalsamamiento, 1.6 millones de toneladas de concreto y 64,500 toneladas de acero en los entierros, según la organización sin fines de lucro Green Burial Council. Las cremaciones liberan 1.74 mil millones de libras más de dióxido de carbono, lo que equivale a 170,000 automóviles de pasajeros conducidos durante un año.

Royden dice que cuando creó The Woodland Burial Trust en 2006, estimó que tendrían un entierro al mes. Ahora tienen varios a la semana, y las cifras aumentaron casi un 30% el año pasado.

Muchas personas ahora eligen el entierro en los bosques sólo porque quieren ser amigables con el planeta,” dice Royden. “De hecho, es una manera hermosa de tener un lugar de descanso final.