La Fundación Coca-Cola, The Global Environment & Technology Foundation (GEFT) y la Asociación Civil SUMANDO Argentina, en colaboración con Coca-Cola Argentina, Coca-Cola FEMSA y en alianza técnica con AySA, se unieron con el propósito de garantizar los derechos de acceso al agua potable en el barrio Las Tunas, Tigre.

El proyecto es el capítulo argentino del programa “Agua segura, saneamiento, higiene y protección de cuencas hídricas en Latinoamérica”, que la Fundación Coca-Cola realiza en cinco países del Cono Sur, para reducir el uso del agua, reutilizarla y reponerla.

El objetivo a escala internacional es brindar acceso a agua, saneamiento e higiene a 21 mil personas, e impactar positivamente en 40 comunidades para 2022, buscando poner el foco en las comunidades que más lo necesitan y contribuyendo con la concientización de las personas para  darle un uso más eficiente y equitativo.

SUMANDO Argentina implementará el proyecto en el barrio popular de Las Tunas, Municipio de Tigre, Provincia de Buenos Aires, donde existe una diversidad urbana compleja, ya que conviven edificaciones consolidadas con un proceso de urbanización emergente y precaria.

El barrio se encuentra en una depresión topográfica cercana a los humedales de la cuenca del río Luján, exponiendo a sus habitantes a la falta de agua e inundaciones. La red pública de agua fue inaugurada por AySA en el 2012 pero al día de hoy existen hogares que no cuentan con los recursos económicos necesarios para realizar una conexión formal.

Esta desigualdad se traduce en presión de agua irregular, conexiones informales, potencial inseguridad hídrica, zanjas y alcantarillas a cielo abierto.

El proyecto posee dos líneas de trabajo: por un lado, la realización de intervenciones técnicas que vinculen a los hogares a la red de agua, mejoren las conexiones existentes y la infraestructura social asociada al agua, y por otro lado, el desarrollo de actividades socio-educativas para incorporar hábitos de higiene comunitaria.

Esta iniciativa propone impactar a 500 hogares y 25 espacios comunitarios como comedores, merenderos, bachilleratos populares y centros culturales, que brindan contención, educación y esparcimiento, llegando a más de 2.500 personas.

Algunas de las actividades planteadas por el proyecto son talleres educativos sobre salud y ambiente para adultos, jóvenes y niños; capacitaciones en gestión del agua y cuidados para mujeres referentes de espacios comunitarios; formación de jóvenes promotores de salud comunitaria para impulsar un proyecto ambiental; mesas de difusión, articulación con organizaciones y medios de comunicación locales, entre otras.