Lograr “Un Mundo Sin Residuos” es uno de los propósitos globales de Coca-Cola. Si bien es una meta ambiciosa, la compañía se esfuerza desde hace décadas en alcanzarlo. Esta vez, la empresa ha dado un paso más y cumplirá en Europa un gran reto en ecoinnovación probando su primer prototipo de botella de papel.  Para conseguirlo la compañía líder se ha comprometido a garantizar que todos sus envases se recojan, reciclen o reutilicen para 2030.

La prueba piloto del nuevo prototipo de botella de papel está prevista para el segundo trimestre del año y se realizará en Hungría, donde gracias a una asociación con Kifli.hu, una de las cadenas de alimentación de Hungría con mayor crecimiento, 2.000 consumidores podrán disfrutar de la bebida vegetal AdeZ con el nuevo envase. Este nuevo prototipo de botella de papel se ha desarrollado gracias a la colaboración científica de los Laboratorios de Investigación y Desarrollo de Coca-Cola en Bruselas y The Paper Bottle Company (Paboco).

La tecnología desarrollada por Paboco permite crear botellas 100% reciclables hechas de madera de origen sostenible y una capa de material de base biológica capaz de contener líquidos, CO2 y oxígeno, por lo que resulta idónea para usarse como envase de bebidas carbonatadas o sin gas. El prototipo actual está cubierto por una funda de papel y un fino revestimiento de plástico que, al igual que el tapón, es 100% reciclable. Además, el objetivo final es que este nuevo envase pueda reciclarse de la misma forma que el papel.

Daniela Zahariea, Directora de la Cadena de Suministro Técnico e Innovación de Coca-Cola Europa expresó que: “La prueba que anunciamos hoy es un hito en ecoinnovación para Coca-Cola y el premio al esfuerzo invertido por la compañía en desarrollar un prototipo de botella de papel que sea más sostenible. La gente espera de Coca-Cola que sea capaz de desarrollar y sacar al mercado nuevas opciones de envases que sean cada vez más innovadoras y sostenibles. Por eso, nos asociamos con expertos como Paboco, experimentamos con nuevos materiales y realizamos esta primera prueba en el mercado como parte del cumplimiento de nuestros compromisos en conseguir un Mundo sin Residuos”.

Por su parte, Stijn Franssen, Director de Innovación de envases de I+D de Coca-Cola Europa apuntó que: “Este lanzamiento supone un paso esencial para nosotros porque nos permitirá ver cómo funciona el prototipo de botella de papel y analizar las reacciones de los consumidores al nuevo envase”, y finalizó afirmando: “Significa que salimos del laboratorio y de la fase experimental para entrar en el mercado con un envase distinto y que proporcionará una experiencia completamente nueva a los consumidores, que, por primera vez, beberán uno de nuestros productos en un envase totalmente nuevo”.