¿Cómo vive la pandemia el sector editorial?

1137

Hace 18 años, Daniel Provinciano se incorporó a VR Editoras como Encargado Administrativo para pasar luego al cargo de Gerente Financiero y llegar al puesto que hoy ocupa de Gerente General de la editorial para sus 4 divisiones: Argentina, Brasil, México y Europa.

PRESENTE conversó con él sobre la situación actual del sector editorial en relación con la crisis por la pandemia mundial. Las medidas que tomó la empresa frente a la cuarentena y cómo no frenaron en el lanzamiento de novedades de forma digital. 

¿Cuál es tu opinión respecto del sector editorial en la coyuntura del Covid-19?

Hace unos años el sector editorial se vio afectado por la baja del consumo de ventas y, paralelamente con un aumento del costo, los márgenes cada vez son menores. Esto entiendo que se replica en toda la cadena del libro, en las librerías, las editoriales y los talleres gráficos. Con el Covid-19 la situación empeora muchísimo, hay que tener en cuenta que cuando se decreta la cuarentena todas las librerías del país más todos los comercios en donde se venden libros, como en regalarías, cerraron. Esto hace que la venta del libro físico sea prácticamente nula. Esto afecta a toda la cadena también, librerías editoriales e imprentas y prácticamente en las dos fases que decreta el gobierno, las primeras dos fases que dura un mes casi, o sea desde el 20 de marzo hasta mediados de abril, no hubo ventas de libros y afecto todo el sector.  A partir de mediados de abril con la tercera fase el gobierno habilitó a las librerías a abrir, pero solo con ventas por internet y con entrega puerta a puerta, o sea muy limitado. Esto mejoró un poco la situación, pero muy poquito, no es que llegamos de ninguna manera a niveles de antes ni mucho menos, pero, ayudó. Afortunadamente al día de hoy permiten abrir a las librerías, obviamente con protocolos de seguridad, esto es una buena noticia que arranca hoy y esperemos que esto continúe en la mejora de todo lo que se viene perdiendo en venta.

En el caso de VR Editoras específicamente, ¿cómo están llevando este momento tan complicado?

Desde lo laboral, ya unos días antes de que se iniciara la cuarentena, se sabía que iba a llegar a todo lo que es América, por lo cual, si bien nosotros ya trabajábamos con muchas herramientas en la nube, de alguna manera estamos acostumbrados a trabajar de forma remota. Como se venía la cuarentena, lo que hicimos fue agregar más herramientas tanto de seguridad como dispositivos para la comunicación y de trabajo para poder hacer teletrabajo. Hay sistemas en la nube, sistemas editoriales que trabajan las distintas editoras y las diseñadoras para ir viendo cómo se va desenvolviendo los trabajos y pusimos escritorios remotos por lo cual cualquiera en cualquier momento puede acceder a su máquina de la oficina.

¿Qué protocolos de seguridad tomaron en la editorial?

Nosotros siempre pensamos en la salud del empleado, se tomaron todas las medidas necesarias, incluso desde una o dos semanas antes de la cuarentena la gente que viaja en transporte publico venía a trabajar en distintos horarios como para no hacerlo en el mismo horario que todo el mundo. Entonces, de esa manera se fue cuidando, se pusieron productos para higienizarse las manos. Afortunadamente en todo lo que es al editorial y el depósito la gente puede estar con más de un metro y medio de distancia entre cada persona, con lo cual, todo eso ayudó para cuidarnos y tomar conciencia. Después, cuando arrancó la fase de que las librerías podían vender por delivery, una parte reducida de la gente que trabaja en el depósito, una vez que obtuvimos la autorización para que fueran al depósito para preparar libros para las librerías que abrieron, se tomaron todas las medidas de precaución y seguridad como barbijos, guantes, mascarillas. Y los horario diferenciales también continuaron. Afortunadamente, al día de hoy, ninguno de la editorial se contagió, no solo la gente tomo conciencia dentro del ámbito de trabajo, sino que también cuando salen a comprar sus bienes respeta las medidas necesarias que impulsa el gobierno.

¿Qué acciones puntuales los diferencian de otras editoriales?

Nunca dejamos de estar en las redes, hicimos campañas especiales para acercar los autores a los lectores, porque dieron charlas en vivo contando capítulos de libros. De alguna manera se intentó que todo eso que veníamos trabajando de hace mucho no se perdiera. De esta forma, trabajamos con la Fundación del Libro. Este año lamentablemente la Feria del Libro se suspendió, que ese era el ámbito donde se iba a presentar las novedades de abril y se presentaron todas por e-books, no físico, por supuesto, porque no se estaba imprimiendo. El trabajo en sí se continuó normalmente por todos los medios informáticos que se usan perfectamente, solo que llegamos hasta la instancia de finalización del libro en digital y no lo mandamos a imprimir, pero el plan de producción se viene cumpliendo normalmente.

Uds. ya venían trabajando con e-books igualmente…

Nosotros desde la primera época que salió el e-book, ya subíamos nuestros libros en distintas plataformas, trabajamos con un montón de plataformas que ofrecen esta modalidad. El e-book no es algo que suplanta lo físico, sino que es un complemento y siempre lo ofrecimos. Lo que venimos haciendo es, en todo este tiempo de la cuarentena, no sacar la novedad físicamente, o sea no imprimimos libros, pero si lo sacamos por e-book para precisamente poder acercarle al lector más material de lectura. El e-book está muy lejos del nivel de ventas de los libros físicos, es una parte pequeña del nivel de ventas, pero es una modalidad en la cual la editorial tiene que estar, tiene que ofrecerlo y sacarlo porque el consumidor puede elegir entre leer un libro físico o tener el e-book, es perfectamente entendible y se puede usar para cualquier situación.

¿Qué proyecciones observan a futuro en VR Editoras?

La verdad que, no solo el sector editorial, todas las empresas que no venden productos de primera esenciales están bastante golpeadas. Si bien hubo ayudas importantes de parte del Estado, no alcanza para cubrir todos los gastos y la liquidez de las empresas bajan indefectiblemente. Yo creo que lo primero que habrá que monitorear y estar atento es a cómo el consumidor se va a desenvolver a partir de que abran las librerías cuando se levante totalmente la cuarentena. Por supuesto que dejando de lado un escenario de un rebrote del Coronavirus que sería devastador para toda la economía. Si todos nos cuidamos y podemos salir delante de todo lo que se sufrió, yo creo que primero hay que ver como se va a desenvolver el consumidor, es decir, cuando vuelva a su trabajo y en base a la economía particular de cada uno decidirá si sale a comprar los productos no esenciales . Eso va a ser fundamental para ver cómo se desarrolla la economía, incluso la del mercado editorial, si la gente toma confianza y sale a comprar libros como antes. Por supuesto que esto no es inmediato, va a tener un tiempo de acomodamiento y esperemos que esto sea lo antes posible.