Cook Master, empresa que brinda servicios de alimentación a grandes comunidades, anunció que logró reducir prácticamente a cero sus desechos gracias a la integración de la economía circular a su estrategia de sostenibilidad.

Al realizar un trabajo de caracterización de sus residuos y de análisis del sistema de recolección de los mismos, en la compañía vieron que más del 60% de éstos eran reciclables y que casi todo el resto -alimentos que se dañaban en procesos de traslados o stock- eran compostables por lo que se encontraban contratando un servicio de recolección del cual podrían prescindir por un recurso que podían valorizar y evitar el impacto ambiental generado por los residuos (transporte, disposición, liberación de gases, lixiviados, etc).

Estábamos generando un promedio de 400 kg de residuos por día, en conjunto oficinas y depósito. Eso nos costaba más de 2 millones de pesos por año, sin contar los certificados ni el mantenimiento de los espacios de acopio. En línea con nuestro compromiso con el cuidado del medio ambiente es que nos propusimos una meta en toneladas y otra en pesos: reducir el residuo a relleno sanitario a cero generando fondos para nuestro Programa CREER”, comentó Nicolas Lusardi, Director de Cook Master.

Los resultados pudieron lograrse gracias al trabajo realizado por un equipo conformado por distintas áreas de la empresa (Logística y Depósito, Comunicación y Sustentabilidad, Recursos Humanos y Finanzas) junto a GEA Sustentable y Damasco Sustentabilidad,  ambas empresas B que asesoraron para caracterizar los residuos, definir la logística y llegar al retiro de papel, film, cartón, plásticos, metales y compostables. De esta manera, se pudo pasar de cinco camiones para retiro por semana a uno. Al mismo tiempo, también se logró avanzar en un proyecto para lograr un espacio y contenerización de compostables.

Esta iniciativa nos permitió inyectar los costos no realizados – 1 millón de pesos aproximadamente- al Programa CREER gracias a lo cual logramos mejorar una cocina y una escuela de Gastronomía que hoy funcionan en la Unidad Penitenciaria del Complejo Penitenciario en San Martín, Provincia de Buenos Aires”, señaló Lusardi.

Al ver los resultados en el espacio de trabajo, Cook Master fue más allá y realizó también un análisis de generación de residuos en el ciclo de vida en los servicios que ofrecía, principalmente en las unidades penales. Allí detectaron el uso de plástico de un solo uso para la entrega de alimentos en raciones individuales y decidieron trabajar en su reemplazo por otra opción superadora y más ecológica: bandejas plásticas reutilizables.

De esta manera lograron generar una importante reducción del impacto ambiental evitando que más de 24.000 bandejas por día terminaran en la basura. Es así que para fines de septiembre de este año la compañía logró que el  80% del total de raciones de alimentos entregadas sean en bandejas reutilizables. Asimismo, para junio de 2020, evitó tirar 52 toneladas de residuo plástico de un uso -lo que equivale a 50 autos de cuatro puertas- permitiendo que el ahorro generado -casi 3 millones de pesos- pueda volcarse también al presupuesto de las escuelas de gastronomía del Programa CREER.

Gracias a esta iniciativa la empresa obtuvo este año el primer puesto en la categoría “Servicios Alimentarios – Desarrollo Sostenible/ Impacto Ambiental“ de los premios que otorga la Asociación de Profesionales de Salud y Alimentos (APSAL). Los Premios APSAL, son un reconocimiento a la excelencia en productos y servicios de la Industria Productora de Alimentos, Industria Agropecuaria, Ingredientes y Suplementos, la Industria de Nutracéuticos, Industria de Servicios al Consumo, Acciones de RSE, ONG, Comunicación, Comunicadores y Medios.