En el marco de la conmemoración del Día de la Tierra, Dell Technologies reitera su compromiso con la sustentabilidad y la innovación en el uso de materiales amigables con el medio ambiente que apuntan a generar un impacto significativo y mensurable en la sociedad y el planeta.

La extracción y el procesamiento de recursos ya son la causa de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, y de más del 90% de la pérdida de biodiversidad y la escasez de agua. Sabemos con certeza que la población mundial crecerá a un total de 8,5 mil millones para 2030. Entonces, 3 mil millones más de personas tendrán un poder adquisitivo adicional y se convertirán en parte de la clase media mundial, aumentando su demanda de productos y servicios. Esto ejercerá una enorme presión sobre los sistemas naturales de la Tierra.

La demanda global seguirá creciendo y las industrias y los gobiernos necesitan trabajar en conjunto a fin de generar suministros de una manera medioambientalmente sustentable. Para lograr esto, las partes interesadas de los sectores público, privado y sin fines de lucro están adoptando el concepto de economía circular.

¿En qué consiste una economía circular?

¿Qué pasaría si, de la mano con un uso adecuado de nuestros productos, empresas y forma de vida, pudiéramos garantizar que los recursos finitos disponibles sigan circulando?

Al mantener los materiales en ciclos de vida continuos y de ciclo cerrado, los sistemas ecológicos pueden regenerarse y restaurarse. Esto no sólo crea capital económico, natural y social a largo plazo, sino que también ofrece beneficios directos y de gran alcance para las empresas. Según algunas estimaciones, las ganancias económicas globales del ahorro material podrían totalizar $1 trillón por año para 2025.

De esta manera, el concepto de crecimiento y prosperidad se puede desacoplar del consumo de recursos finitos. Aún mejor, la inteligencia artificial, los grandes datos y el Internet de las cosas pueden impulsar y desmaterializar nuestras economías, estableciendo modelos innovadores que muevan a todos hacia un futuro sustentable.

Eliminación de desechos electrónicos de los ecosistemas

Como nuestras economías se construyen actualmente en torno a una cultura de productos desechables, una cantidad asombrosa de material termina en vertederos, vías fluviales y océanos. Y el sector tecnológico es uno de los principales contribuyentes al problema.

Cada año, se generan 50 millones de toneladas de desechos electrónicos en todo el mundo, convirtiéndose  en el flujo de desechos de más rápido crecimiento en la actualidad. Aunque muchas personas hacen un esfuerzo sincero por deshacerse de sus dispositivos de manera responsable, sólo alrededor del 20% de los desechos electrónicos se recicla formalmente. El resto termina en vertederos o puede ser reciclado informalmente, a menudo en países en desarrollo, por trabajadores sin capacitación o equipo de seguridad. Ya sea que se filtren o se manejen de manera inadecuada, estos materiales tienen el potencial de afectar negativamente el medio ambiente y la salud humana.

A través de un marco de economía circular, las empresas pueden marcar la diferencia diseñando productos para reciclar fácilmente, fabricando con contenido reciclado y trabajando con los clientes para recuperar los productos al final de su vida útil. Por ejemplo, Dell Technologies fabrica más de 125 productos diferentes que incluyen plásticos de “circuito cerrado” recuperados de productos electrónicos adecuadamente reciclados. Adicionalmente, ofrece soluciones de reciclaje  de fácil acceso de modo que las personas puedan deshacerse de manera responsable de sus computadoras, consolas de juegos en desuso y cartuchos de tinta, sin distinguir la marca o condición.

No se trata sólo de productos. Según el Foro Económico Mundial, el 95% de los envases de plástico se usan una vez y luego “salen” de la economía, con un valor perdido de $ 80- $ 120 mil millones de dólares  anuales. El uso de materiales reciclados puede mantener estos materiales circulando por más tiempo, y crear demanda de plásticos con contenido reciclado, asi como el uso de materiales rápidamente renovables como el bambú de rápido crecimiento, puede crear un suministro sustentable. A nivel mundial, el empaque que envía Dell Technologies tiene aproximadamente un 85% de contenido reciclado o renovable.

Mantener una mentalidad de colaboración

“El concepto de compartir también es fundamental para una economía circular: compartir ideas, recursos, mejores prácticas y procesos. Si bien aún es necesario seguir siendo competitivos, hay un cambio en las prioridades hacia modelos de colaboración que brinden beneficios mutuos para las empresas, la sociedad y el medio ambiente”, afirmó Patricio Iraolagoitia, General Manager Dell Technologies Argentina, Uruguay y Paraguay.

Para comenzar, las empresas están colaborando estrechamente con los formuladores de políticas para desarrollar iniciativas innovadoras y adoptar restricciones a las prácticas contaminantes, extractivas y no renovables. Por ejemplo, Dell Technologies y la organización sin fines de lucro Lonely Whale establecieron NextWave Plastics, un consorcio de compañías que trabajan juntas para construir una red global de código abierto de cadenas de suministro que utilizan plásticos cuyo destino de otra forma hubiera sido el océano. Debido a la importancia y la oportunidad que existe, incluso se ven competidores trabajando juntos para encontrar soluciones. De hecho, Dell Technologies dio la bienvenida a Hewlett-Packard a la coalición a fines de 2018.

No faltan las colaboraciones innovadoras para avanzar en una economía circular:

  • Junto con Seagate y Telepan, Dell Technologies ha sido pionera en un nuevo proceso de circuito cerrado para recuperar imanes de tierras raras de discos duros fuera de uso para reutilizarlos en nuevos discos duros. Los productos reciclados se utilizan no solo en productos Dell, sino también en productos de la competencia.
  • Como parte de la Plataforma del Foro Económico Mundial para Acelerar la Economía Circular (PACE), Dell Technologies trabajó con Philips y Hewlett-Packard en Nigeria para desarrollar un programa extendido de responsabilidad del productor y ha trabajado con el gobierno chino en reciclaje y materiales sustentables. El grupo comparte las mejores prácticas y ayuda a otros a cambiar a una economía circular.
  • Dell Technologies está trabajando con las conversiones de carbono en EE. UU. recuperando la fibra de carbono que la industria aeroespacial descarta como materia prima. Al cortar y peletizar la fibra, las conversiones de carbono han creado un compuesto altamente reciclable que se utiliza para fabricar computadoras portátiles más livianas, fuertes y delgadas.

Otra forma clave en que las organizaciones deben trabajar juntas para avanzar en la economía circular es garantizar que volvamos a incorporar la tecnología fuera de uso, a la cadena de suministro.

Como uno de los proveedores de tecnología más grandes del mundo, Dell Technologies se compromete a proteger a sus clientes y el planeta. Es por eso que brinda soluciones de reciclaje seguras en todo el mundo que protegen los datos de los clientes, salvaguardan la reputación de cada marca y reciclan de manera responsable los desechos electrónicos.

Avanzar en la sustentabilidad es una prioridad clave. Como empresa impulsamos un cambio medible, para lo cual hemos establecido un “objetivo lunar”: que para el año 2030, por cada producto que compre un cliente, reutilizaremos o reciclaremos un producto equivalente, el 100% de nuestro embalaje estará hecho de material reciclado o renovable, y más de la mitad del contenido de nuestro producto estará hecho de material reciclado o renovable. El futuro que esperamos puede parecer lejano, pero si vamos a lograr una economía circular a nivel mundial, tenemos que actuar ahora, y debemos actuar juntos.