Hoy se celebra el Día Mundial del Turismo y el contexto mundial por la pandemia de COVID-19 representa una oportunidad para repensar el futuro del sector, incluida la forma en que contribuye a los objetivos de desarrollo sostenible, a través de su valor social, cultural, político y económico. Con el tiempo, el turismo puede ayudar a superar la pandemia uniendo a las personas y promoviendo la solidaridad y la confianza, ingredientes cruciales para hacer avanzar la cooperación mundial que se necesita con tanta urgencia en este momento.

Esta cooperación también es necesaria entre los viajeros y los destinos que los reciben, para que el turismo sea un factor positivo en el desarrollo y conservación de las comunidades. Un estudio reciente realizado por Despegar reveló que casi el 70% de los consumidores tienen pensado visitar un destino natural para eliminar el estrés que ha provocado la pandemia, y “poder sentarse en una montaña, con un termo, un mate y observar el paisaje”.

“El estudio que realizamos muestra que la pasión por viajar está intacta entre los argentinos y eso es muy importante en este momento crucial porque el turismo tiene un efecto dinamizador en las economías regionales. La pausa en la actividad turística impuesta por la pandemia es un buen momento para pensar la relación entre los viajeros y  los destinos. El respeto a la naturaleza y una visión sustentable marcarán cada vez más las decisiones de los pasajeros en el mundo”,  señaló Paula Cristi, Gerente General de Despegar para Argentina y Uruguay.

El turismo es una actividad de gran importancia. La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) estima que entre 100 y 120 millones de empleos turísticos directos están actualmente en riesgo como consecuencia de la pandemia. En Argentina, la industria representa el 9.2% del PBI nacional y genera más de un millón de puestos de trabajo.

“Por eso resulta vital vivir el turismo de manera responsable, para que no solo podamos disfrutar de un viaje sino también saber que ayudamos a la conservación de los destinos y contribuimos con el desarrollo local. Afortunadamente, el respeto a la naturaleza y una visión sustentable marcan cada vez más las decisiones de los viajeros en el mundo. Este nuevo Día del Turismo es un gran momento para reafirmar el compromiso con esa forma sustentable de viajar”, finaliza Cristi.

Este contexto resulta muy adecuado para pensar cómo dejar un impacto positivo durante las vacaciones. ¿Cómo es posible hacerlo? En principio, minimizando el impacto sobre el medio ambiente y la cultura local y contribuyendo a generar ingresos y empleo para los residentes. Esto se traduce en ser respetuosos con el lugar y dejarlo igual a como se encontró, para que se pueda disfrutar en el futuro; ser cuidadosos en el uso de los recursos naturales; respetar las costumbres de las poblaciones; consumir productos locales para ayudar al desarrollo de esas economías y prestar atención a las medidas de protección del patrimonio cultural del lugar y los protocolos sanitarios vigentes.