DHL Global Forwarding, el especialista en carga marítima y aérea de Deutsche Post DHL Group, y American Airlines Cargo publicaron un informe conjunto que explora las oportunidades y los desafíos logísticos que plantea la medicina personalizada, también conocida como medicina dirigida o de precisión. Titulado “Pacientes, procesos y alianzas: El camino hacia la medicina personalizada en América Latina“, el reporte ofrece una visión detallada del futuro de la logística médica en América Latina y cuatro soluciones clave para apoyar el desarrollo de la personalización. El informe afirma que, a nivel mundial, es probable que la medicina personalizada se triplique en un futuro próximo, con 140.000 millones de dólares de ingresos para 2026.

La medicina personalizada puede considerarse una extensión de los métodos tradicionales para el tratamiento de enfermedades. Los médicos tienen la posibilidad de definir con precisión el perfil del paciente y sugerir la terapia adecuada. Cada paciente tendría terapias dirigidas a su información genética particular, medicamentos y tratamientos individuales diseñados para tratar enfermedades específicas. Esta es la promesa de la medicina personalizada, que puede resultar en minimizar efectos secundarios, asegurar un resultado exitoso y reducir costos. Factores como el sexo, el peso y el ADN son tomados en cuenta al personalizar los tratamientos, según las necesidades de cada paciente.

Aparte de las ciencias médicas, ¿qué se necesita para implementar un tratamiento personalizado eficaz? La futura adopción de tecnología depende de lo bien que la industria logística responda a los desafíos económicos y a los problemas operativos que presenta el desarrollo de la medicina personalizada. Debido a que cada dosis de medicamento está específicamente formulada para cada individuo, el enfoque de la logística de atención médica personalizada exige requisitos de sincronización extremadamente estrictos y debe ser uniforme y transparente.

Esta tendencia que crece hace que no sea práctico transportar grandes palets a ubicaciones específicas. “Con la medicina personalizada, las compañías tendrán que ofrecer soluciones directamente a personas en lugar de a las instituciones, lo cual cambiará la manera en que vemos y  transportamos los tratamientos médicos”, dijo Patricia Cole, Directora General de Same Day & LifeConEx de DHL Global Forwarding. “Este cambio presentará  un enorme desafío a la ya compleja logística involucrada en el suministro de soluciones farmacéuticas, muchas de las cuales tienen requisitos de temperatura y tiempo muy estrictos y diversos para  conservar su efectividad. Creemos que el éxito de la medicina personalizada dependerá de qué tan bien responda la industria logística a los problemas operativos  involucrados”.

El informe revela que, a las complejidades, se añade que la atención médica en América Latina es tan diversa como su gente y terreno geográfico. En las últimas décadas, los países latinoamericanos han hecho avances significativos en la mejora de la salud de sus ciudadanos. Por ejemplo, los pacientes en grandes áreas metropolitanas, como Ciudad de México (México), San José (Costa Rica) y Buenos Aires (Argentina), tienen acceso a atención médica de primer nivel dentro de sus propias ciudades, que cuentan con algunos de los hospitales mejor equipados del mundo y médicos capacitados en las mejores escuelas de medicina. Fuera de estas ciudades, sin embargo, los progresos han sido desiguales en América Latina, y existen disparidades significativas dentro y entre países.

No hay estándares regionales para los envíos médicos, por lo que cada proveedor logístico debe trabajar para cumplir con las regulaciones de cada país, por ejemplo, el etiquetado de esterilización; los modos de transporte en terrenos diversos; la accesibilidad a instalaciones bien equipadas y a médicos calificados. La estabilidad económica y política también desempeña un papel importante en la manera en que se ofrece la atención médica dentro del país. Incluso en países que ofrecen sistemas de atención sanitaria de primera, no todos los residentes tienen igual acceso a los mismos recursos: hospitales, personal médico, tecnología e incluso acceso a internet.