Fue declarado en 1996 por la ley nacional N.° 24605  en memoria de las siete personas fallecidas como consecuencia del escape de gas cianhídrico ocurrido en la ciudad de Avellaneda.

Conciencia ambiental implica conocer qué es el ambiente, diferenciar uno sano de uno nocivo, establecer las prácticas que se deben fomentar y cuáles desestimar para favorecer la buena calidad ambiental, desde cualquier lugar de acción, ya sea individual, la escuela, el hogar, los espacios públicos, las fábricas y los servicios.

Algunos de los aspectos importantes que deben tomarse en cuenta y fortalecerse para fomentar una conciencia ambiental son:

1.- El reconocimiento, valoración y uso adecuado de los recursos naturales.

2.- Generación y aplicación de la educación ambiental.

3.- Acciones encaminadas al reciclaje y reutilización, iniciando desde el hogar y sitios de trabajo.

4.- Minimizar la compra de productos que realmente no  necesitamos, fomentando el consumo ambiental responsable.