El Día Mundial del Agua celebra la importancia de este recurso natural en sus usos más diversos, más aún en la actualidad, en la que su conservación y sustentabilidad son valiosas. En línea con el uso del agua que realiza, BASF encaró distintas iniciativas para reducir el consumo de agua por tonelada producida en sus operaciones.

Desde 2002, la producción de la compañía en América del Sur ha aumentado alrededor del 42%, mientras que el volumen específico de agua utilizada en el proceso se ha reducido en un 58%. El uso responsable del agua es una prioridad para BASF y uno de sus objetivos globales es el uso sustentable de este recurso en áreas propensas a su escasez.

La planta de General Lagos, en la provincia de Santa Fe, está llevando a cabo varios proyectos en este sentido. En 2020, logró reducir el consumo específico de agua en un 18% en comparación con 2019, gracias a la optimización en el sistema de refrigeración en los reactores del proceso de producción. Esta modificación permitió automatizar la apertura y cierre de la válvula de suministro y la definición de una temperatura mínima de 40°, lo que repercute en el consumo de agua.

Soluciones de reducción del consumo de agua que impactan positivamente en la sociedad 

Los objetivos de sustentabilidad de BASF también se amplían a su cadena de valor, incluyendo a sus clientes, que exigen cada vez más soluciones sustentables para satisfacer las demandas del mercado.

Para garantizar una producción más ágil y sustentable de productos de limpieza y cuidado personal, el equipo de Investigación y Desarrollo (I+D) de BASF en Brasil creó Soluprat®. Es una línea de formulaciones concentradas que facilita la fabricación de productos y juega su papel en el uso inteligente del agua. La solución garantiza una producción cuatro veces más rápida, proporciona una reducción del 67% en el consumo de energía y menos transporte de agua con una disminución del 75% en la huella de carbono. El fabricante personaliza la solución, diluyendo, añadiendo fragancia, colorante y espesante de acuerdo con el producto que pretende ofrecer al consumidor.

Elastopave® es un nuevo concepto para la construcción de superficies sustentables y duraderas que se utiliza principalmente en plazas y veredas. El material actúa como un adhesivo de poliuretano aglomerado, combinado con piedras trituradas y produciendo capas permeables al agua y permeables al aire. El agua de lluvia drena fácilmente, lo que le permite capturar y reutilizar, lo que contribuye a construir construcciones más inteligentes y más eficientes con el medio ambiente. El producto ofrece una mayor capacidad de drenaje por metro cuadrado en comparación con las soluciones de bloque y enclavamiento más utilizadas en la construcción civil nacional.

BASF también invierte en llevar la química a un futuro sustentable en la minería, ofreciendo soluciones que, además de un menor consumo energético y un mayor rendimiento en procesos de concentración de minerales, también contribuyen a una gestión responsable del agua, como el agente floculante Rheomax®. Los polímeros BASF aumentan la recuperación de agua en funcionamiento y reducen la necesidad de “nuevas aguas” de extracción. Este tipo de solución permite que más del 80% del agua necesaria para el procesamiento mineral sea agua recuperada del proceso. En algunos casos esta reutilización alcanza más del 95% del agua utilizada.

BASF está alineada con los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) 6 y 9 de las Naciones Unidas, que buscan, respectivamente, garantizar la disponibilidad y la gestión sustentable del agua y el saneamiento para todos, y construir infraestructura resiliente, promover la industrialización inclusiva y sustentable, y fomentar la innovación.