El 23 de abril se celebra en todo el país el Día Nacional de la Responsabilidad Social, en conmemoración de la adhesión de la Argentina a los principios universales del Pacto Global de Naciones Unidas en el 2009. Si bien han transcurrido 10 años de aquel acontecimiento, hoy podemos afirmar que la responsabilidad social como modelo de negocio logró cristalizarse en las estrategias empresariales.

“En nuestro país, a pesar de las dificultades económicas, la agenda de la sustentabilidad no solo no se detuvo sino que además, en algunos casos, se vio fortalecida”, afirma Julián D’angelo, Coordinador Ejecutivo del Centro Nacional de Responsabilidad Social Empresarial de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y agrega que “la responsabilidad social es un tema fundamental para la gran mayoría de las empresas y constituye el 40% de la reputación de una marca, de acuerdo a lo estimado por el Reputation Institute. Las hace ser más rentables, generar un buen clima laboral, atraer mejores talentos, fidelizar a sus clientes y captar más inversores”.

El enfoque de la RSE y la Sustentabilidad cada vez gana más adeptos en el mundo empresarial y la sociedad civil. Encuestas recientes muestran que ocho de cada diez latinoamericanos consideran que la RSE ha ganado más espacio en los últimos tiempos y que es necesario superar la visión filantrópica, ya que la responsabilidad social es fundamental y estratégica.

En este sentido, el objetivo de alcanzar el equilibrio entre las necesidades económicas, las sociales y las ambientales y promover la armonía con la naturaleza y la Tierra, tiene actualmente mayor asidero, y pudimos observarlo en el último G20 realizado en nuestro país en Noviembre pasado cuando mandatarios mundiales se reunieron para confeccionar un documento final con foco en el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo, un futuro alimentario sostenible y una perspectiva transversal de género.

Construir un futuro mejor es un oficio que debemos tener como sociedad en conjunto, tanto empresarios y políticos como civiles también. Es menester continuar con el enfoque y la mirada de la RSE y estar presentes en múltiples sectores de economía circular.