Como empresa activista de la salud, DKV entiende que el deterioro del medioambiente por el calentamiento global impacta de lleno sobre  la salud de las  personas y por ello se propone abordar la cuestión de forma más ambiciosa en los próximos años, a través de la innovación y tejiendo alianzas para construir el cambio. En este sentido, la aseguradora ha presentado  “Planeta  Salud”, la  estrategia  de  la  compañía  para  contribuir  a  frenar  el cambio climático hasta 2030.

La empresa comenzó ya en 2004 a medir sus emisiones y tomar medidas para mitigar su impacto. De ahí que en la actualidad pueda presumir  de  haberlas  reducido en más de un 80%, ser  Cero C02 en huella  operacional desde 2007 y haberse posicionado como huella positiva desde el 2019. Además, ha incorporado el discurso  ambiental a sus productos y servicios,  como  los  seguros  de  hogar ecológicos y el ecofuneral. Además, ha presentado 13 informes del Observatorio DKV de Salud y Medioambiente, ha formado a 397 niños  en las  academias  de  Plant  for  the  Planet y  en 2013 inició  las primeras plantaciones de árboles con empleados voluntarios.

Es claro entonces que para DKV no puede haber salud humana sin un planeta sano, ya que los comportamientos y hábitos saludables son imposibles en un entorno contaminado que afecta al aire que respiramos, a los alimentos que comemos, al ruido que interrumpe nuestro sueño, al estrés en las ciudades, etcétera. Es por esto que  quiere  dar  un  paso más en  su  esfuerzo  por  lograr  un  mundo  más  saludable  y  sostenible  con productos, servicios  e  iniciativas  que  ayuden  a  las  personas a cuidarse  en  un medioambiente sano. Su misión es ser la empresa de seguros y servicios de salud española que más contribuye a reducir el impacto del cambio climático en la salud de las personas y en la del planeta en el 2030.

Los compromisos para el 2030 presentados han sido:

  • Ser la primera aseguradora del país climático-positiva.
  • Compensar todas las emisiones generadas por la empresa desde su creación (1932).
  • Calcular y ayudar a reducir las emisiones generadas por nuestros grupos de interés.
  • Desarrollar productos, soluciones y servicios innovadores frente al cambio climático.
  • Plantar al menos 1 millón de árboles.
  • Impulsar emprendedores y startups que trabajan en soluciones de salud.
  • Apoyar a la ciencia en la difusión de la investigación del impacto del cambio climático sobre la salud.
  • Combatir la desinformación y las fake news sobre ciencia, salud y cambio climático.
  • Introducir el impacto climático y el vector ambiental en el cálculo del riesgo nuestros seguros de salud.

El acto virtual ha contado con la presencia de Josep Santacreu, consejero delegado de DKV, que ha hablado de estos compromisos y de la estrategia de la compañía. “Las crisis ambientales afectan la salud del planeta, pero también la humana. No tiene sentido mirar la salud humana sin atender el estado del entorno donde vive esta persona”, ha subrayado Santacreu. Por su parte, Marta Pahissa, responsable de transformación ambiental de la aseguradora, ha presentado el nuevo Observatorio de Salud y Medio Ambiente “Prescribir naturaleza”. El estudio, elaborado de la mano de IS Global, aborda cuáles son los determinantes de la salud, qué efectos tiene la naturaleza en la salud, cómo es este binomio en el mundo y destaca por qué debemos prescribir naturaleza.

La aseguradora cree firmemente que las empresas tienen un papel clave por el potencial de influencia de sus decisiones que sobrepasa a su propia actividad. El impacto se extiende en el tiempo por la vida útil de los productos o de las inversiones, pero también en el territorio por toda la cadena de valor. De este modo, DKV quiere ser percibida como una empresa líder en España por su compromiso contra el cambio climático.