El 15 de marzo se celebra el Día Internacional del Consumo Responsable para generar conciencia sobre los modelos de consumo actuales y fomentar una economía solidaria, respetuosa con el medio ambiente y con las personas que producen los bienes que adquirimos.

En la actualidad el consumo desmedido provoca una sobre explotación del suelo, el agua y el aire, lo que genera cambios en los sistemas de vidas locales y el agotamiento de los recursos naturales. En este sentido, abaratar costos y ampliar beneficios ponen en riesgo especies animales y vegetales. Por esa razón es conveniente tomar algunas medidas para el cuidado de nuestra naturaleza:

RECHAZAR: Los excesos, productos, envolturas que no te sean necesarias, en algún momento se convertirán en basura.

REDUCIR: preguntarnos si lo que vamos a comprar realmente es una necesidad o compramos compulsivamente.

REUTILIZAR: En vista del agotamiento de los recursos naturales del planeta, buscar alternativas, utilizar envases u objetos a los que se les pueda dar una segunda vida útil.

RECICLAR: Cuando acabe la vida útil de un producto, tirarlo selectivamente de forma que se pueda reciclar, ya que pueden servir de materia prima para la elaboración de otros productos.

“Conocemos bien la imposibilidad de sostener el actual nivel de consumo de los países más desarrollados y de los sectores más ricos de las sociedades, donde el hábito de gastar y tirar, alcanza niveles inauditos. Ya se han rebasado ciertos límites máximos de explotación del planeta, sin que hayamos resuelto el problema de la pobreza”, expresó el Papa Francisco en su libro “Carta Encíclica sobre el cambio climático y la desigualdad” en 2015. Desde PRESENTE suscribimos cada línea, el consumo responsable nos permite ser más coherentes con nuestras ideas de transformar la sociedad, seamos responsables con las futuras generaciones y no comprometamos los recursos por satisfacer nuestras necesidades.