McCain Argentina, la compañía líder en la producción de alimentos congelados, abastece su planta ubicada en Balcarce, provincia de Buenos Aires, con electricidad renovable, cubriendo actualmente el 25% de su demanda total. Este nuevo compromiso es parte de su programa +ENERGÍA lanzado hace dos años y se enmarca dentro de la estrategia global de la compañía en pos de reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 50% para el 2030, lográndose, en parte, a través del 100% de electricidad renovable en todas sus plantas.

En este contexto, la compañía lanzó su estrategia de sustentabilidad centrada en producir más alimentos con menos recursos naturales, en línea con las ambiciones del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y bajo un plan estratégico dividido en cuatro pilares: Agricultura Sostenible e Inteligente; Operaciones con Recursos Eficientes; Buen Alimento; y Comunidades Prósperas.

La reducción de las emisiones de CO2 y el paso a la energía renovable son fundamentales para la salud del planeta y el futuro de la producción de alimentos. En el mes de agosto, Argentina se convirtió en uno de los países modelo de McCain por su trabajo para optimizar la eficiencia de los recursos, abasteciendo su planta con un 25% de electricidad renovable.

El programa +ENERGÍA, un ambicioso proyecto para transformar su matriz energética, fue creado por McCain hace dos años y busca impactar positivamente en la comunidad local. En su primera etapa, se trabaja junto a dos de los principales proveedores de energía renovable de la región. AES, compañía norteamericana y uno de los mayores generadores de energía del país. También participará en el proyecto la empresa nacional Genneia, que es el mayor generador de energía renovable en la actualidad, con más de diez grandes parques eólicos, uno de los cuales se encuentra en la vecina ciudad de Necochea. Entre ambos contratos, el total de energía eléctrica renovable adquirida superará los 20 mil MWh/año, evitando así la emisión de más de 5.500 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2). El equipo directivo local de la compañía relató que la intención será ampliar este proceso a nivel regional para sus plantas en Colombia y Brasil durante los próximos dos años.

El año pasado, McCain ya instaló un piloto de autogeneración solar (eléctrica y térmica) en la Unidad de Disposición Final de Balcarce. Actualmente, se están desarrollando proyectos complementarios para la autogeneración solar en los techos de los almacenes de papas.

Además, como parte del compromiso de suministrar sus plantas con el 100% de la energía renovable, McCain está trabajando para generar energía eólica para alimentar la planta. Con este fin, desde hace casi un año se ha estado monitoreando el viento y se han realizado estudios de tierra, conexiones eléctricas y de impacto ambiental de acuerdo con la legislación vigente.

El programa integral +ENERGÍA, también incluye la optimización de la eficiencia energética en la planta para minimizar el consumo y aumentar la generación de biogás. Para ello, se están analizando proyectos complementarios como la cogeneración de biogás y electricidad con biodiésel y aceite vegetal usado, recogido durante el proceso de producción de papas fritas.