Luis Galli, Presidente del Grupo Newsan, nos presenta la realidad de una empresa familiar que supo asumir el desafío de fusionarse con una compañía japonesa para convertirse en líder en fabricación, comercialización y distribución de productos de electrónica y artículos para el hogar en la Argentina.

La historia del Grupo Newsan se remonta a 1991, cuando la compañía local Sansei S.A. se fusionó con la japonesa Sanyo Electric Trading Co. Desde aquel entonces hasta hoy, el grupo supo hacerse con el liderazgo del mercado local sellando alianzas estratégicas con otras firmas que fueron integrándose al proyecto. Con más de 4000 colaboradores distribuidos entre sus ocho plantas productivas y sus tres centros logísticos en Tierra del Fuego y Buenos Aires, trabaja bajo estrictos procesos para asegurar la calidad de los productos. El grupo desarrolla actividades en el país a través de cinco unidades de negocios: Electrónica de Consumo y Artículos para el Hogar, Alianzas Estratégicas, Pequeños Electrodomésticos, Línea Blanca y División de Exportaciones Newsan Food. PRESENTE tuvo la oportunidad de conversar con Luis Galli, un hombre venido del mundo de las telecomunicaciones y los medios que hoy lidera el grupo desde su posición de Presidente.

 

¿Por qué te decidiste a estudiar lo que estudiaste?

Yo vengo de una familia sirio-libanesa de clase media de la ciudad de Azul, en la provincia de Buenos Aires, donde el comercio siempre estuvo presente. En ese momento, las carreras de Negocios y de Administración no estaban tan difundidas aún, con lo cual lo más cercano para desarrollar una carrera mercantil era Contador Público. Después, a través de mi carrera profesional me fui volcando más hacia el desarrollo de los negocios.

Siendo una persona acostumbrada a manejar grandes equipos de trabajo, ¿qué virtudes y valores considerás que debe tener un líder?

Creo que la mejor manera de generar y desarrollar el liderazgo en una compañía, logrando mantener intactos los valores, es predicando con el ejemplo. Cuando uno habla del valor del esfuerzo tiene que ser el primero en ponerse al hombro los problemas y demostrarle a su equipo que así se encuentra el camino para salir adelante. El líder debe difundir el trabajo en equipo. Cuando hablamos de la resiliencia que deben tener los grupos humanos y las empresas para sobrellevar un poquito las situaciones adversas y difíciles, hay que predicar con el ejemplo. Esa es la mejor manera para que las compañías impregnen y generen relaciones sustentables a largo plazo.

El Grupo Newsan está fuertemente unido a una cultura japonesa, ¿cómo la asimilaron desde la idiosincrasia local?

La impronta japonesa estuvo presente en un momento muy importante de la compañía, lo cual nos permitió desarrollarnos y posicionarnos en un nivel internacional. Con esto quiero decir llevar los estándares de producción, de logística, de calidad de los productos y de gestión a otro nivel superior. No obstante, podemos afirmar que el ADN de la compañía tiene mucho más que ver con el ADN de su fundador, representado en una empresa familiar que conlleva flexibilidad, rapidez y capacidad emprendedora.

¿Qué fue lo que te tentó a vos, fuera de la propuesta económica, para ingresar en la empresa?

Para mí fue y es un desafío importante, quizás uno de los más relevantes en mi carrera profesional, la cual siempre desarrollé en el mundo de las telecomunicaciones y de los medios en empresas de servicios, más allá de haber trabajado con empresas de familia, esto fue un cambio muy grande desde el punto de vista de la industria. Pasé de una compañía de servicios a un grupo industrial, y creo que fue un gran desafío porque no conocía ni el negocio ni lo que era estar a cargo de una empresa manufacturera. Sin lugar a dudas, lo que me atrajo fue la pasión que me transmitió Rubén Cherñajovsky, el fundador de la firma, el día que lo conocí; los proyectos que vi por delante; me encantaba poder sumarme y seguir aprendiendo a su lado.

¿Y qué podría tentar a un joven profesional a sumarse a Newsan?

Los programas que tenemos de desarrollo y retención de talentos. Acabamos de finalizar, por segundo año consecutivo, nuestro programa de Jóvenes Profesionales, al que se postularon 4000 de los cuales quedarán 15. Cuando una empresa pretende hacerse con los mejores talentos, debe venderse como si fuese un producto, y nosotros ofrecemos la posibilidad de hacer carrera en una empresa argentina con estándares internacionales. Buenos planes de carrera y programas de beneficios. Aquí destacamos siempre que, a diferencia de otras marcas globales e internacionales, las crisis son oportunidades. Y esta filosofía es la que nos está permitiendo que en un año tan difícil como ha sido el 2014 hayamos aumentado el empleo en lugar de bajarlo. El año pasado teníamos 4000 personas y este año vamos a terminar con 4100. Aunque parezca poco, estamos hablando de un 2,5 por ciento de aumento del empleo en un momento donde la economía argentina está viviendo una realidad complicada.

¿Y qué tipo de beneficios reciben los empleados de planta o que no catalogan como “jóvenes profesionales”?

Lo que te explicaba recién está dirigido al 15 por ciento de los empleados que se encuentran fuera del convenio. El otro 85 por ciento, los que están bajo el convenio y agrupados en distintos sindicatos, saben que en Newsan cuentan con estabilidad laboral, la certeza de que tendrán trabajo mañana y podrán darle una vida digna a su familia, ese es el punto de partida fundamental. También les garantizamos condiciones de trabajo saludables, esto se mide en términos de niveles de accidentes laborales; tenemos un índice prácticamente inexistente de accidentes gracias a que trabajamos arduamente en diversos programas de seguridad e higiene, a través de acciones de mejora continua. Otro punto destacable es que trabajamos muchísimo sobre el sentimiento de dueño mediante campañas específicas, pues nos interesa que el empleado se sienta una parte implicada, fomentando dentro de la empresa un comportamiento similar al que tiene en su casa. Esta visión integradora nos permite trabajar juntos y que no exista un quiebre entre la empresa y el gremio. Armamos programas conjuntos, y lo que tratamos de hacer es persuadir a la gente de cuidar los bienes de la empresa como si fueran propios. Por último, estamos muy atentos al cuidado de la salud de los empleados, desarrollando campañas para prevenir adicciones como el tabaco, el alcohol y la droga, estimulando la actividad física y un entorno familiar saludable.

¿Cuán difícil resulta llevar adelante una empresa a nivel nacional?

El otro día escuché una frase sobre nuestro país que me pareció buena: “En la Argentina está bueno llegar, pero viajar es difícil”. Y la verdad que hoy resulta cada vez más complicado hacer las cosas cotidianas, y también es un desafío para nosotros que tenemos una logística tan compleja, imaginate que parte de nuestros componentes vienen del Lejano Oriente, de China, y terminan, gran parte de ellos, en Ushuaia. Y después vienen a Buenos Aires y los distribuimos en todo el país. Creo que un grupo argentino como Newsan ha desarrollado los anticuerpos necesarios como para poder desenvolverse de manera eficiente en estos contextos complejos.

La crítica que suele hacerse de los productos nacionales es que solo están ensamblados en el país y están fabricados en su mayoría en el extranjero, ¿cuál es tu opinión al respecto?

Te agradezco la pregunta, porque bien vale aclarar este tema. En la actualidad, se habla de manera despectiva del proceso de ensamble por desconocimiento, pues la mayoría de las empresas electrónicas del mundo, al igual que las de la industria automotriz, se centran en un proceso de ensamble. Eso responde a una evolución natural del mundo de la manufactura. Hoy no hay escala ni en la Argentina, ni en Brasil, ni en México para fabricarlas localmente, entonces lo que se hace es fabricarlas en dos o tres grandes centros mundiales, normalmente en el Lejano Oriente, y luego se las reparte al resto de los centros donde se fabrican y se distribuyen los productos terminados. Un ejemplo típico es el televisor, todos los display, donde casi el 65 por ciento del valor está dado por el panel de led, entonces esos paneles de led se fabrican en China, Corea o Taiwán. Allí hay escala de mercado para montar una planta de led que podría costar cerca de 5000 millones de dólares, sería imposible hacerla en la Argentina para un mercado de 3 millones de televisores. En nuestro país, los componentes importados versus los nacionales varían de acuerdo al producto. En el caso del televisor, el porcentaje es de 80-20; en los aires acondicionados se ha evolucionado mucho más y ya estamos en 70-30, y hay un nuevo proceso que va a llevar a que sea un 65-35. En el caso de línea blanca, que son heladeras, lavarropas y secarropas, más del 50 por ciento de los componentes son de producción local. Creo que lo más importante es dejar en claro que detrás de todos estos procesos de ensamble hay mucha generación de trabajo local, hay valor agregado local y hay desarrollo de carreras: en la empresa no solo trabajan matriceros y técnicos, también trabajan ingenieros. Y además aquí se hace la inserción automática de placas, uno de los procesos más importantes de la fabricación electrónica es la placa; es la inteligencia que tiene cualquier producto electrónico. Todo el proceso de su armado se hace localmente con máquinas de última tecnología mundial.

¿Cuáles son las políticas que adoptan para el cuidado de sus empleados, del medio ambiente y de la calidad de sus productos?

Creemos que una visión a largo plazo es clave para darles foco a ciertos valores fundamentales para un desarrollo sustentable que conlleve un futuro en constante innovación y de bienestar para las comunidades donde operamos. Observando la ley, las regulaciones y los acuerdos relacionados con el ambiente, y los requisitos específicos de nuestros clientes, evaluamos de forma planificada los aspectos de producción y de nuestros productos con respecto a su entorno. Por eso contamos con una política de calidad integrada a partir de la cual buscamos la satisfacción de los clientes, de los empleados y de la comunidad. Procuramos la excelencia basados en el cumplimiento de estándares internacionales de calidad, seguridad y salud ocupacional. Buscamos mejorar de manera continua la gestión y el desempeño de nuestros procesos, crear ambientes y espacios de trabajo seguros, agradables y confortables, previniendo daños, evitando el deterioro y promoviendo el mejoramiento de la salud de los empleados. En el año 2012, obtuvimos la certificación ISO 9001-2008 para la fabricación de equipos informáticos, y como parte de nuestro compromiso con la calidad y la búsqueda de mejoras, en el 2014 obtuvimos la ampliación de la certificación para la fabricación de TV y monitores. Un valor muy importante para nosotros es minimizar el impacto ambiental de nuestras operaciones, por ello, hemos desarrollado programas para contribuir a un planeta mejor para las generaciones futuras.

 

El Grupo Newsan ha adoptado diversas iniciativas y políticas sobre el cuidado del medio ambiente, entre las que se encuentran el manejo responsable de residuos por embalaje. Posee una planta específica de reciclado industrial en Ushuaia que le brinda materiales recuperados a la empresa Pulpo, los cuales se transforman en insumos industriales. Así, el cartón se convierte en pasta de celulosa. Asimismo, con un proveedor local de la ciudad de Tolhuin, están rescatando parte de las maderas de los cuatro camiones de pallets semanales que salen de su fábrica produciendo nuevos pallets, mientras que el resto de las maderas son destinadas a la construcción de casas sociales y muebles.

Por otro lado, el grupo tiene políticas estrictas del manejo responsable de las materias primas con sustancias peligrosas, entre las cuales se puntualiza la compra de una máquina que logra recuperar el 70 por ciento del residuo de estaño para volver a incorporarlo a la cadena de valor.

A su vez, el Grupo Newsan desarrolla diversos programas de RSE con el objetivo de generar un impacto positivo en la población cercana, en ejes como educación, cultura, nutrición y medio ambiente. Son dos décadas de trabajo y políticas responsables. Seguramente existen puntos por mejorar, pero como nos explicó Luis Galli, el líder debe tener la virtud de guiar con el ejemplo, y el grupo lo está dando.

Luis Galli (1967)

Colegio: Escuela Normal de Azul, Buenos Aires.

Universidad: Contador Público por la Universidad Nacional de La Plata.

Hobbies: Me gustan mucho el golf, el tenis y el fútbol.

Tu mayor logro: Mi familia.

El rasgo principal de tu carácter: La perseverancia y el esfuerzo.

Persona viva que admirás: El Papa Francisco.

Tu personaje histórico favorito: Steve Jobs, una persona que ha cambiado el mundo de los negocios. Lo admiro por todo lo que transformó, por cómo se reinventó a pesar de los fracasos que tuvo y los cambios que sufrió. Sin duda alguna, logró mejorarle la vida a la gente, encontró la forma de comunicarse e interrelacionarse.

Tu mayor atrevimiento en la vida: Soy un tipo que intenta analizar y medir los riesgos, por lo cual no soy de tomar muchos atrevimientos.

Un objeto atesorado: La medalla de la Virgen de Luján que me regaló mi abuela en mi bautismo.

El talento que desearías tener: Jugar al fútbol como Messi.

Momento y lugar en el que has sido más feliz: Viendo crecer a mis hijos.

 

* Entrevista publicada en la edición 28 de PRESENTE (enero/febrero).