Eau Thermal Avène se compromete con la biodiversidad y el estudio de los microplásticos en la Patagonia argentina por medio de su campaña Embajadores del mar. A través del apoyo a diversos programas que lleva adelante la Fundación ProyectoSub se
fortalecerán estos dos pilares fundamentales para la protección del océano.

“El agua es el corazón de Eau Thermale Avène y, por lo tanto, es un recurso altamente
protegido. La misión de nuestros productos, desde el origen, es reparar, limpiar, restaurar y proteger la piel sensible, todos verbos que impulsan acciones que se asocian con el planeta donde también es preciso atender la sensibilidad actual”, sostiene la compañía.

El proyecto sostenible Skin Protect Ocean Respect es una muestra del doble compromiso de cuidar la piel y respetar los océanos al mismo tiempo, mediante 12 iniciativas que se basan en la creación de fórmulas libres de filtros hidrosolubles y que incluyen componentes únicamente biodegradables en su línea de solares. Por todos esos motivos y con el compromiso global hacia el desarrollo sustentable como marca basada en la innovación científica, se activa esta estrategia de colaboración local, que busca generar un impacto de cercanía entre los consumidores argentinos y las campañas de preservación del Océano Atlántico que baña la costa este de la Argentina.

ProyectoSub es una iniciativa fundada por cuatro biólogos que desarrollan investigaciones científicas como parte del CONICET en el Instituto de Biología de Organismos Marinos (IBIOMAR), en la ciudad de Puerto Madryn (Chubut), uno de los principales paraísos de fauna costera y submarina del país.

A través de la campaña Embajadores del mar, desde Avène ayudará a que ProyectoSub fortalezca sus investigaciones y programas educativos y de conservación sobre los proyectos abocados al monitoreo de microplásticos costeros y de la biodiversidad marina.

Hacia allí se orienta el Proyecto de Ciencia Ciudadana: Consiste en aportar información que ayude a dimensionar un problema que comienza en el consumo. Este es el objetivo de una investigación que expande los límites de la ciencia y la acerca a las personas -amigos, familias- que deseen comprometerse con ella llevando a cabo un estudio colaborativo de la presencia y composición de microplásticos de entre 1 y 25 mm de tamaño, en las costas de mar, ríos y lagos de la Argentina.

ProyectoSub elaboró un sencillo protocolo de muestreo paso a paso, para que puedan
obtenerse muestras representativas con voluntarios amantes de la naturaleza, guiados por
coordinadores locales, en más de 20 localidades argentinas. Estas muestras se cotejan luego con las tomadas por otras personas alrededor del mundo, en asociación con Just One Ocean y su proyecto “El gran estudio de microplásticos” (The Big Microplastic Survey), para tener una apreciación global sobre este flagelo. A estas actividades se suman muestreos continuos en el Golfo Nuevo (Chubut), restauración de playas y charlas educativas sobre la problemática.

Enfocado en la biodiversidad, está también el Proyecto Revalorización Biocultural de la Flora Bentónica: Mediante la combinación de técnicas científicas, instancias educativas y herramientas de comunicación y arte, ProyectoSub realiza relevamientos de buceo autónomo para obtener y actualizar la información sobre las macroalgas marinas en la zona del Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral (Chubut).

En este ámbito se llevan a cabo campañas científicas trimestrales, recolección de fotografías subacuáticas, talleres de arte con algas para los viajeros que visitan Bahía Bustamante, y charlas para la comunidad educativa.

También están el Proyecto Arrecifes Rocosos y Proyecto Intermareal: Las especies que habitan los arrecifes rocosos de la Patagonia no tienen la prensa que merecen. Por ello, la misión de la ciencia es encarar expediciones de buceo para recolectar información e investigar mediante la toma de imágenes a los invertebrados marinos y algas de distintas especies, registros que luego se vuelcan en inaturalist.org.

Por otro lado, desde ProyectoSub se diseñó un protocolo de monitoreo que permite
determinar en tiempo real los cambios en la composición de la biodiversidad en las costas
rocosas marinas. Estos trabajos realizados con foto-cuadrantes que luego se analizan con
inteligencia artificial, consiguen poner alarmas sobre los tomadores de decisiones en las costas, con el fin de mitigar los efectos nocivos en los ecosistemas marinos. En este caso, también hay una conexión global: el proyecto es parte del Marine Biodiversity Observation Network Pole to Pole (MBON) que se realiza en toda América.

Decisiones responsables

Desde Avène se concentran en crear filtros solares no tóxicos y no solubles en agua, que respetan la gran biodiversidad marina y que causan impacto cero en corales, fitoplancton, zooplancton y otras especies. Las fórmulas eco diseñadas con un mínimo de filtros solares y sin siliconas –lo que mejora su biodegradabilidad– se complementan con acciones puntuales en distintas partes del globo y a través de fundaciones y ONG’s científicas, para restaurar arrecifes de coral y manglares; para el reciclado eficiente de los desechos plásticos -uno de los mayores flagelos de las aguas del planeta- y para la concientización sobre el cuidado de la piel, con estudios clínicos únicos en el mundo.

La reducción de la huella ecológica a partir de prácticas de compra responsable, diseño
ecológico en sus packaging, uso racional de los recursos y reducción de emisiones de CO2 son parte de las acciones que impulsan día a día.

Algunos hitos de la conciencia sustentable de Eau Thermale Avène global en cifras:

  • 11 toneladas de plástico ahorradas por año gracias a la reducción en el peso de los
    envases de “Cuidados Esenciales”.
  • 450 toneladas menos de CO2 al reducir un 23% el consumo de energía por tonelada de
    producto producido.
  • 100% de nuestra electricidad proviene de fuentes renovables de energía, sin emisiones
    directas de CO2.
  • El 90% de los residuos son reciclados.