En Río Gallegos (Santa Cruz), donde Vitalcan está colaborando con la fundación APS en la donación de alimentos, también se realizan prácticas de canoterapia (técnica de contacto directo con uno o varios perros) que tienen como fin la rehabilitación de personas con discapacidad física,mental o con problemas emocionales.

Esta terapia se realiza con la ayuda de perros adiestrados que se encargan de promover la participación de los pacientes en actividades sensoriales y perceptivas.
Cuando una persona se relaciona con un animal, descienden sus niveles de agresividad y aumentan sus muestras de cariño. En este sentido, Vitalcan apoya estas prácticas y asegura que es muy motivador observar la respuesta que los animales tienen hacia el ser humano.

Fuente: Ver & Comunicar