En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de marzo como Día Internacional de los Bosques. Mediante su celebración se rinde homenaje a la importancia de todos los tipos de bosques y se intenta generar conciencia al respecto. Cada vez que se celebra el Día Internacional de los Bosques, se alienta a los países a adoptar iniciativas en el plano local, nacional e internacional para la organización de actividades relacionadas con los bosques y los árboles, como, por ejemplo, campañas de plantación de árboles. El tema para 2020 es: ”Bosques y biodivesidad”.

Una de las actividades propuestas para esta fecha, es participar junto a todo el mundo, del Concurso de Fotografía que impulsa FAO. AFoA se suma a esta convocatoria para generar conciencia nacional. Actualmente, más de 2 mil millones de personas dependen de los bosques, pues proporcionan refugio, medios de subsistencia, agua, alimentos y seguridad de combustible. Los árboles absorben gases de efecto invernadero y almacenan carbono, lo que ayuda a mitigar los impactos del cambio climático y los bosques conservan la biodiversidad, el agua y los suelos, además de proveer oxígeno. Según la FAO, los árboles en las ciudades mejoran la salud física y mental de los ciudadanos y desempeñan funciones importantes en la cohesión social e incluso pueden reducir la delincuencia.

De hecho, las Provincias han identificado alrededor de 50 millones de hectáreas de bosques nativos mientras que el país tiene 1,3 millones de hectáreas de plantaciones forestales. El 95% de la foresto industria en Argentina trabaja sobre bosques cultivados. Los Bosques proporcionan hábitats, alimentos y protección para muchas plantas y animales, ayudando a mantener y aumentar la biodiversidad y la plantación de árboles se considera el mecanismo más efectivo para la mitigación del cambio climático.

También la madera provee una materia prima renovable, reciclable y carbono neutra para productos esenciales de las personas como son vivienda, muebles, energía, papel, textiles, químicos, entre otros. Además, los bosques generan turismo, crean decenas de miles de empleos y fomentan los esquemas de embellecimiento de las ciudades, construyendo economías verdes dinámicas, energéticas y prósperas. Invertir en la educación forestal en todos los niveles escolares, los países pueden ayudar alcanzar muchos de los objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU