El sello fairtrade, garantiza que se cumplen altos estándares sociales (y ambientales) a lo largo del proceso de elaboración.

Bajo la marca Finca Monteflores, ofrece un Malbec de cuerpo medio, fresco y versátil, con un breve paso por roble, pensado principalmente para la gastronomía. Pero más allá de sus características intrínsecas, es un producto con responsabilidad social. El sello fairtrade, garantiza que se cumplen altos estándares sociales (y ambientales) a lo largo del proceso de elaboración. La producción bajo normas de comercio justo, se enfoca en conseguir condiciones laborales decentes, sustentabilidad y condiciones justas de comercio, para todos los trabajadores. Esto se materializa a través de una prima, un porcentaje del valor pactado con el comprador, que vuelve a la comunidad por medio de la Asociación Civil Flores del Monte, compuesta por un grupo de trabajadores de viñedos y bodega. Al día de hoy, la asociación lleva recaudados más de $ARS 1.700.000 y los invierte en proyectos que contribuyen a mejorar la salud y las condiciones de vida de las 45 familias participantes (164 personas en total).

Recientemente, la asociación inauguró una nueva sede, en una de las fincas de Bodega Alta Vista en Las Compuertas (Luján de Cuyo), donde los integrantes del órgano directivo se reúnen para evaluar las necesidades de la comunidad y plantear acciones destinadas a cubrirlas. Además, se utiliza el inmueble como lugar de acopio de mercadería que se distribuye entre las familias, como parte del programa de desarrollo nutricional que funciona desde hace un tiempo. El proyecto más reciente comprende la inversión en calefacción, abrigo y medicamentos, consistente con las demandas de la comunidad.

El de Bodega Alta Vista, es uno de los programas fairtrade más importantes de la industria del vino, que tuvo sus inicios en el 2011, cuando Finca Monteflores sólo se comercializaba en el mercado externo. El trabajo para obtener la certificación internacional comenzó en octubre de 2009 y finalmente fue otorgada por el reconocido organismo Flor-Cert, con sede en Alemania, dos años más tarde. Con este programa, la bodega se consolida como pionera en el segmento fairtrade, mientras que persigue su objetivo de contribuir a mejorar la calidad de vida de sus trabajadores y toda la comunidad con la que se relacionan.

Finca Monteflores Malbec Fairtrade se puede conseguir en más de 40 vinotecas de todo el país y en algunos restaurantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Para más información visite: http://www.floresdelmonte.org