El laboratorio farmacéutico GSK y la Fundación para la Investigación, Docencia y Prevención del Cáncer (FUCA) lanzaron la campaña #EscucháTuCuerpo con el objetivo de educar y concientizar sobre este tipo de cáncer que afecta especialmente a mujeres mayores de 50 años.

En Argentina, el Cáncer de Ovario es el séptimo cáncer más frecuente en las mujeres, con 2.200 casos nuevos por año y la sexta causa de mortalidad por cáncer en mujeres de nuestro país.

#EscucháTuCuerpo busca concientizar a todas las mujeres argentinas sobre la importancia de realizar los controles ginecológicos anuales para que, en caso de ser necesario, el ginecólogo pueda pedir estudios más específicos y así alcanzar un diagnóstico a tiempo y poder iniciar el tratamiento necesario.

María Gabriela Berta, Directora Ejecutiva de la Fundación FUCA explica: “Para FUCA es muy importante llegar a la comunidad a través de este tipo de campañas, con el fin de aumentar el conocimiento sobre la prevención y el cuidado de la salud. Si cada mujer asume su responsabilidad en cuanto a los controles médicos que debe realizar en las distintas etapas de su vida, habremos logrado un gran avance. Cuando se diagnostica la enfermedad, es también fundamental la información y el acompañamiento de la paciente y su familia. El abordaje hoy en día de las pacientes se realiza en conjunto, desde el extremo científico donde confluyen el conocimiento y la innovación, hasta el pilar fundamental que radica en el afecto y la calidad de vida. El objetivo es seguir mirando al futuro, pero viviendo el presente. Ese es nuestro mensaje para los pacientes, familia y amigos”.

El Cáncer de Ovario es un tumor maligno que se puede originar en los ovarios, trompas de Falopio o peritoneo. En sus primeros estadios, puede tener pocos o ningún síntoma, lo cual dificulta el diagnóstico temprano. Sin embargo, en la medida en que se va desarrollando la enfermedad puede causar dolor abdominal o pélvico, distención abdominal, sangrado vaginal, estreñimiento, diarrea, sensación de cansancio extremo, necesidad frecuente de orinar, aumento de la circunferencia abdominal, pérdida del apetito y dificultad para respirar.

Si bien no existen métodos eficaces de diagnóstico precoz para el Cáncer de Ovario, se puede detectar en los controles ginecológicos de rutina y mediante estudios como ecografía transvaginal o pélvica; tomografía computada; resonancia magnética y ciertos análisis de laboratorio. Por eso, es especialmente importante que se reconozcan los signos y síntomas de advertencia que da el cuerpo y realizarse los controles ginecológicos anuales. 

Algunos de los factores que podrían aumentar el riesgo de padecer Cáncer de Ovario son: tener familiares directos con antecedentes de Cáncer de Ovario, Mama o Útero; ser portadora de una mutación genética como BRCA1 Y BRCA2; factores hormonales como inicio de menstruación a edades tempranas y menopausia tardía; ciertas enfermedades ginecológicas como endometriosis y, por último, obesidad y sedentarismo, entre otras.

Si bien no todos los cánceres pueden prevenirse, todos pueden tratarse de manera efectiva gracias a los nuevos tratamientos disponibles y al manejo de esta patología por equipos multidisciplinarios y en centros especializados.