La Fundación Cargill, a través de sus referentes comunitarios en los dos centros operativos de Cargill en Venado Tuerto, se ha sumado a la iniciativa impulsada por el Rotary Club con una donación de 1 millón de pesos para la compra de la Máquina Separadora Celular para Aféresis y varios kits, que hoy dispone el Hospital Regional Alejandro Gutiérrez con sede en esa ciudad.

De esta manera, gracias a una efectiva campaña que logró muchos aportes, las personas que se han recuperado de COVID-19 tienen la posibilidad de ayudar a otros pacientes contagiados donando su plasma, sin la necesidad de trasladarse a otra localidad para hacerlo. La máquina Separadora Celular para Aféresis o máquina extractora de plasma permitirá realizar mayor cantidad de extracciones en el menor tiempo posible.

Ya son más de 100 acciones en las que Fundación Cargill se involucró  para hacer frente a la delicada situación sanitaria que atraviesa el país producto del COVID-19. Cabe destacar que, en el mes de mayo, la Fundación Cargill también participó de la campaña comunitaria desarrollada en abril para fortalecer la capacidad de atención del Hospital Regional Alejandro Gutiérrez. Este es solo un ejemplo de cómo Cargill trabaja con organizaciones sin fines de lucro y ONGs socias en todo el mundo para apoyar la seguridad alimentaria, salud y seguridad y los desafíos de la agricultura y la industria alimentaria, debido a la propagación del COVID-19. Además de donaciones monetarias, Cargill está colaborando con organizaciones sin fines de lucro de todo el mundo para donar alimentos, ingredientes y otros productos de alta necesidad para aquellos que son vulnerables durante esta pandemia.

Por ejemplo, Cargill ha donado en todo el mundo más de 1,500 toneladas de alimentos a comunidades locales donde viven y trabajan nuestros empleados. La respuesta global y regional de Cargill a esa pandemia se guía por nuestro propósito de nutrir al mundo de una manera segura, responsable y sostenible.