La enfermería en tiempos de la COVID-19 se convirtió en un área clave del sistema sanitario para ganar la batalla contra la pandemia. Desde hace 5 años Fundación IRSA hace foco en la enfermería y ya formó a 680 enfermeros.

Estamos en una época signada por los avances tecnológicos en el sistema de salud aunque el equipamiento y los enfermeros son más necesarios que nunca, son verdaderos protagonistas. Estamos hablando de una profesión que tiene pleno empleo y la demanda es tan alta que uno de los desafíos más grandes es que los estudiantes no abandonen la formación.

Desde el año 2014, Fundacion IRSA luego de los datos surgidos del Diagnostico Nacional en Recursos Humanos en Salud realizado por la OMS en 2008 *, decidió invertir en becas para Tecnicatura Superior en Enfermería junto a la Cruz Roja Argentina y para la carrera de Licenciatura en Enfermería de la Universidad Austral y la Universidad Católica Argentina; sin dimensionar el valor que representaría esta inversión social unos años más tarde.

En estos primeros 5 años ya se han becado a 680 jóvenes y contribuido a que 419 de ellos cuenten con un título habilitante de trabajo y estén formados para cuidar de manera integral a los pacientes, en todos los niveles de complejidad y en los distintos ámbitos de la salud.

“La enfermería se siente, brindamos cuidados de calidad como sabemos hacer, somos humanos con la persona que nos necesita, y cuando trabajamos pensamos que nuestro paciente puede ser un familiar, un amigo, un compañero, un vecino. Respeto por la vida sobre todas las cosas”. Roque Diez Rodríguez, Egresado 2019 de Cruz Roja Argentina.

En este contexto, las enfermeras y los enfermeros cumplen un rol central: son el recurso humano, noble e imprescindible que trabaja en la primera línea de batalla para frenar la pandemia. Estos 419 nuevos enfermeros prestan atención de salud a pacientes de todas las edades, géneros, razas y nacionalidades, lo hacen con una enorme vocación de servicio que muchas veces funciona como escudo para disipar las sensaciones de incertidumbre y temor.

“Ante esta pandemia, tenemos la responsabilidad de dar respuesta a ella, con vocación y dedicación, pero, sobre todo, con los conocimientos que, desde la universidad, se nos brindan día a día”. Agustina Benítez, estudiante de cuarto año de la Licenciatura en Enfermería.

 “Tengo fe que, con la ayuda, el esfuerzo y la responsabilidad de todos, vamos a salir adelante. A mí me tocará contribuir desde el Hospital Solidario COVID Austral, participando como voluntaria del cuidado de los pacientes. Pero, mi colaboración en esta pandemia no sería posible sin la beca que recibo. Quisiera agradecerles especialmente a quienes son responsables de la beca, ya que, de algún modo, combatirán la pandemia conmigo”. Sofia Santa Ana, estudiante de tercer año de la carrera de Lic. en Enfermería.

Para Fundación IRSA es clave continuar fortaleciendo este programa que hoy constituye un eslabón fundamental para que más jóvenes se beneficien con herramientas y saberes que en unos años aplicaran en ciento de personas en hospitales y sanatorios. Es por esto, por lo que la Fundación busca concentrarse en la investigación, capacitación y formación profesional en un contexto preocupado por la salud y el bienestar humano.