Debido a la gran disminución en la capacidad de carga a causa de la crisis del coronavirus, se hizo urgente una enorme necesidad de transporte rápido de equipos médicos y otros suministros entre Estados Unidos, Europa y China. Por esta razón, KLM Royal Dutch Airlines se ha unido con Royal Philips y el gobierno holandés para crear un puente aéreo de carga especial entre los Países Bajos y China que comenzó el 13 de abril del 2020.

Las aeronaves operarán entre Ámsterdam y Pekín dos veces por semana y entre Ámsterdam y Shanghái tres veces por semana, permitiendo que la aerolínea trasporte alrededor de 250 toneladas de capacidad de carga extra por trayecto cada semana.

Los Full Freighters de KLM / Martinair continuarán desplegados en las rutas del Atlántico Norte, que Philips utilizará para el transporte aéreo desde Amsterdam a puntos de distribución en los EE. UU. KLM / Martinair también continuará volando en las rutas del Atlántico Sur y África.

Generalmente las aeronaves de pasajeros llevan carga en sus bóvedas como fuente adicional de ingresos, pero debido a que los vuelos con pasajeros ya no están funcionando, tampoco lo hace el flete que estos suelen llevar. Para mantener este vital puente aéreo de carga durante las próximas seis u ocho semanas, KLM reubicará especialmente el equipo Boeing 747 Combi para el servicio entre los Países Bajos y China. Este puente aéreo asegurará la disponibilidad continua de capacidad de carga especial.

Las combis Boeing 747 de KLM son especiales. Esta nave es mitad avión de pasajeros, mitad avión de carga. El avión tiene una enorme puerta de carga en el costado trasero. Esto permite que los contenedores de carga se carguen en la cubierta de pasajeros además del almacenamiento habitual debajo de la cubierta de pasajeros.

Como resultado del espacio ahorrado para la carga, la cabina económica en el avión es aproximadamente un 40% más pequeña que en un 747 exclusivo para pasajeros. Detrás de la sección económica hay una pequeña cocina y una pared. La pared separa las secciones de pasajeros y carga de la nave y tiene un pasaje para que las tripulaciones crucen en caso de emergencia, así como una fuerte protección contra incendios.

“Philips y KLM han sido socios importantes durante más de cien años”, dijo Frans van Houten, CEO de Royal Philips. “Es bueno que nos hayamos vuelto a encontrar rápidamente en este momento de necesidad de hacer posible este importante puente aéreo a China…”