El Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, dijo que el desarrollo de energías renovables, cuyo primer llamado a licitación fue anunciado por el presidente Mauricio Macri, ayudará a la Argentina en su lucha para mitigar los efectos del cambio climático.

La incorporación de energías limpias tiene como objetivo diversificar la matriz energética del país. De esta manera, se busca evitar la dependencia del sector en los combustibles fósiles, como el petróleo y el gas natural, que se caracterizan por liberar cantidades considerables de Gases de Efecto Invernadero (GEIs) en la atmósfera. Estos gases son los principales responsables del aumento de la temperatura global.

“Venimos de una crisis energética que tenemos que reparar, pero no a cualquier costo. La Argentina tiene un potencial increíble, sobre todo con lo que está sucediendo con el cambio climático, que lo tenemos que atenuar en términos de no contaminar y no emitir gases de efecto invernadero”, dijo el ministro Bergman.

Además, destacó la gran oportunidad que brinda la posibilidad de tener al sol o al viento como fuente de energía: “Esta posibilidad hace de la Argentina un lugar privilegiado y es fundamental para llevar adelante el programa RenovAr, que hoy se inicia con la apertura a la licitación”.

Este programa ayudará a alcanzar las metas en la lucha contra el cambio climático por las que trabaja el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable. El compromiso que asumió la Argentina durante la última Convención sobre Cambio Climático, en París, obliga a la revisión de las Contribuciones Previstas y Determinadas Nacionalmente (INDCs, por sus siglas en inglés).

Las INDCs son un documento que especifica cuáles serán las acciones que todos los países parte de la Convención sobre Cambio Climático llevarán a cabo para hacer frente a este problema. Desde que asumieron la gestión de la ex Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, las nuevas autoridades iniciaron un proceso de revisión de estas Contribuciones en tanto consideran que existe un potencial para lograr una mayor reducción en las emisiones.

En ese sentido, el anuncio de esta mañana apunta a reducir la carga que las actividades del sector energético tienen sobre el total de emisiones producidas por la Argentina. Según el último Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero, el sector energético representa un 28 % del total de emisiones producidas por el país, fundamentalmente debido a la extracción de petróleo y gas natural, el consumo de las refinerías, el consumo residencial de gas natural y la generación de electricidad.

El efecto invernadero y el calentamiento global

Los Gases de Efecto Invernadero, entre los que se encuentran el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso (N2O) y el metano (CH4), tienen la propiedad de absorber y reemitir radiación infrarroja que la tierra recibe del sol. Gracias a ellos, ocurre un fenómeno conocido como efecto invernadero natural, que permite que la Tierra mantenga una temperatura promedio 15ºC. Si no existiera este efecto, la temperatura promedio sería de -18º C.

Si bien algunos de estos gases se encuentran naturalmente en la atmósfera, otros son de origen antrópico; es decir, son producidos por el ser humano como resultado de actividades vinculadas a la generación de energía, el transporte, el uso del suelo, la industria, el manejo de los residuos, etc. La acumulación de estos gases en la atmósfera potencia el efecto invernadero natural y esto se traduce en aumento de la temperatura del planeta.