Google Cloud presenta una serie de innovaciones en tecnología, productos y soluciones para acompañar a las organizaciones en la transición a sistemas resistentes y libres de carbono.

Carbon Footprint mostrará las emisiones “en bruto” del uso de Google Workspace, permitiendo a los usuarios realizar un seguimiento del impacto de las emisiones por uso de las herramientas de la plataforma de trabajo colaborativo como Google Meet, Gmail, Google Docs y otras. Al mismo tiempo, permitirá filtrar por período de tiempo determinado como mes, trimestre o año.

Con el modo Low-Carbon, los administradores y/o arquitectos de la nube podrán rápidamente asignar los recursos utilizados por sus usuarios a las regiones “bajas de carbono” e incluir esto en sus políticas de restricción de ubicación. Así podrán asegurarse que se utilizan únicamente ubicaciones con estas características y equilibrar el consumo de toda la infraestructura.

Google Earth Engine, por su parte, es una herramienta que combina un extenso catálogo de imágenes satelitales y conjuntos de datos geoespaciales con capacidad de análisis a escala planetaria. Los científicos, investigadores y desarrolladores usan esta herramienta para detectar cambios, mapear tendencias y cuantificar diferencias en la superficie de la Tierra. Los clientes de Google Cloud podrán obtener información oportuna, precisa, de alta resolución y relevante para la toma de decisiones con impacto ambiental ya que podrán conocer sobre el estado de los bosques, las tierras y el agua, así como agricultura, océanos, hábitats, ecosistemas y cómo están cambiando con el tiempo. Earth Engine combinada con BigQuery y Google Maps Platform ofrece productos y soluciones de nube geoespacial para el análisis de datos con reconocimiento de ubicación, independientemente de la escala, la complejidad o el formato de los mismos.

Los socios estratégicos de Google Cloud también forman parte de este modelo de sustentabilidad, y su rol en el camino de las compañías para acelerar la transformación de sus operaciones será clave para trabajar en equipo y alcanzar los objetivos. Los partners estratégicos podrán ser identificados con la designación Google Cloud ESG (Environmental, Social, and Governance). Esta distinción reconoce que las soluciones de los socios han cumplido con un conjunto básico de requisitos y cuentan con la tecnología de Google Cloud dirigida al impacto climático y ambiental, social y de gobernanza.

“La sustentabilidad es un valor transversal para Google y lo incorporamos en todo lo que hacemos. Este compromiso es también una tendencia creciente en América Latina: según un estudio encomendado por Google Cloud a IDG (International Data Group), en la región el 59% de los tomadores de decisiones de tecnología consideró la sustentabilidad como un punto imprescindible. Así es que trabajamos continuamente para acompañar a las empresas y convertirnos en sus aliados para alcanzar sus propias metas de sustentabilidad. No sólo a través de soluciones y servicios innovadores sino también contemplando nuestro impacto en las comunidades donde estamos presentes”, expresa Natalia Scaliter, gerenta general de Google Cloud Argentina.

Google Cloud opera actualmente la nube más limpia de la industria como resultado de un largo proceso que, en 2017, convirtió a la compañía en la primera empresa en comprar suficiente energía renovable (solar y eólica) para igualar el 100% de su consumo global de electricidad. Además Google tiene el objetivo para 2030 de operar con energía libre de emisiones de carbono en todas las ciudades donde se encuentra presente y en todo momento.