La Asociación Nacional de Hospitales Privados (ANHP) y el Consorcio Mexicano de Hospitales pondrán 3,115 camas (50% de su capacidad) a disposición del gobierno mexicano, para atender múltiples procedimientos médicos de derechohabientes que se atienden en la Secretaría de Salud, Marina, Defensa, INSABI, ISSSTE, IMSS y Pemex.

Lo anterior se hace con el obetivo de destinar mayores espacios de los hospitales públicos a la atención de los contagiados por el coronavirus (Covid-19). Se trata de un convenio de colaboración llamado ‘Todos juntos contra el Covid-19’, el cual estará vigente del 23 de abril al 23 de mayo próximos. Además, las instancias privadas dejarán unas 500 camas de terapia intensiva para atender a pacientes graves por Covid-19.

La Asociación Nacional de Hospitales Privados informó que cada una de las instituciones que les compone tiene una capacidad diferenciada de atención a pacientes, la cual recomendaron no rebasar para garantizar la continuidad de sus servicios con calidad y prontitud para todos sus beneficiarios, al tiempo que ofrecen igualdad y respeto a la presencia de pacientes del sistema público, evitando aglomeraciones de pacientes, familiares y personal clínico.

La ANHP y los nosocomios consultados no aportaron datos concretos sobre las garantías del servicio a sus usuarios cotidianos que pagan sus membresías de salud privada; la vocería de ANHP afirmó que la presidencia de esta organización mantiene constantes juntas de trabajo para definir en la realidad el quehacer de este convenio público-privado.

El convenio, al ser únicamente en servicios de segundo nivel, permitirá que los hospitales privados ofrezcan atención de parto, embarazo, cesáreas, enfermedades del apéndice, hernias complejas, úlceras gástricas y duodenal complicadas así como endoscopías, principalmente.